miércoles, 28 de agosto de 2013

DEUVOURED (serie #1)

Sienna Jensen no tenía planes de regresar a casa cuando se graduó del instituto, la primavera pasada; después de todo, sus sueños se encuentran en California. Pero cuando descubre que la casa de su abuela Nashville ha sido ejecutada, y el nuevo propietario ha iniciado el proceso de desalojo, Sienna no tiene otra opción que regresar a la Ciudad de la Música. Y ella se encuentra cara a cara con el hombre imperfecto y magnífico que nunca pensó que vería de nuevo. El hombre que ahora tiene el título de propiedad de su abuela. Cuando la estrella de rock millonaria Lucas Wolfe encuentra a la franca pelirroja mirándolo desde el otro lado de una sala de audiencias, está a la vez enfurecido e intrigado. Todavía no puede lograr que la noche en la que Sienna casi pasó con él salga de su mente, y la química entre ellos es tan innegable como lo era hace dos años. Él anhela a Sienna más que nunca. Y al igual que todo por lo que tiene hambre Lucas, está decidido a tenerla. Ahora, Lucas va a hacer todo lo posible para atraer a Sienna a su cama, incluso si eso significa hacer un trato con ella: diez días con él, jugando con sus reglas, y le entregará las escrituras de la casa de su abuela. A pesar de que está de acuerdo con el trato, Sienna está en conflicto. Debido a su deber con su familia. Debido a las promesas que se ha hecho a sí misma y a un pasado que todavía la persigue. Y como el juego de la seducción de Lucas continúa, y Sienna se introduce en su oscuro y erótico mundo, y el incluso más oscuro fondo, se da cuenta de que en cualquier momento podría ser devorada. https://app.box.com/s/0aj2g4ci3akknbv5ozvo

SERIA HERMOSO MORIR JUNTOS

¿Qué pasaría si la hija de un juez se cruzara en el camino de un joven mafioso? ¿Y qué pasaría si se enamorasen a pesar de que su relación estuviese condenada desde el principio? Bianca, de 18 años, se desplaza con su padre a vivir a una ciudad del sur de Italia, donde él investigará una red ilegal de tráfico de residuos tóxicos. A cargo de la red está Manuel, que con solo 19 años es un prometedor miembro del clan mafioso de los De Giacomo. Bianca y Manuel se conocen en el instituto, donde los dos estudian bachillerato artístico. Ambos comparten una vida marcada por la soledad, algo que se convertirá en el detonante de su historia de amor. Pero pronto empiezan los problemas y se verán obligados a tomar decisiones difíciles. https://app.box.com/s/7x1dn270mqf131igah9r

REAL

Un boxeador caído. Una mujer con un sueño roto. Una competencia… Él hace que olvide mi nombre. Una noche fue suficiente, y olvide todo excepto al sexy boxeador que hace que mi mente y cuerpo arda en llamas de deseo. Remington Tate es el hombre más fuerte y confuso que he conocido en mi vida. Es la estrella de uno de los más peligrosos circuitos de peleas clandestinas, y me siento atraída por él como nunca me he sentido atraída por algo en mi vida. Me hace olvidar quien soy, que quiero, solo con una mirada suya. Cuando está cerca, necesito recordarme que soy fuerte —pero él es más fuerte que yo. Y ahora es mi trabajo mantener su cuerpo en forma como una perfecta máquina de pelea, sus músculos tensos y listos para vencer a sus próximos oponentes… Pero la mayor amenaza que tiene, ahora, soy yo. Le quiero. Le quiero sin miedos. Sin reservas. Si tan solo pudiera saber a ciencia cierta que es lo que él quiere de mí... https://app.box.com/s/7vtsqgg37mqceuvqhwti

VERONIKA DECIDE MORIR

Veronika es una joven completamente normal. Es guapa, no le faltan pretendientes y tiene un buen trabajo. Su vida transcurre sin mayores sobresaltos, sin grandes alegrías ni grandes tristezas. Pero no es feliz. Por eso, una mañana de noviembre, Veronika decide acabar con su vida. Sueños y fantasías. Deseo y muerte. Locura y pasión. En su camino hacia la muerte, Veronika experimenta placeres nuevos y halla un nuevo sentido a la vida, un sentido que le había permanecido oculto hasta ahora, cuando tal vez ya sea demasiado tarde para echarse atrás. Veronika decide morir plantea que cada segundo de nuestra existencia optamos entre la alternativa de seguir adelante o de abandonar. https://app.box.com/s/z7pwfpmv61tiofrtwi9w

MIRACLE

Megan sobrevivió al accidente aéreo… ¿pero podrá sobrevivir a las consecuencias? Una novela intensa y emotiva de la autora de The Unwritten Rule y Between Here and Forever. Megan es un milagro. Al menos, eso es lo que todo el mundo dice. Habiendo sobrevivido a un accidente aéreo que mató a todos los demás a bordo, Megan sabe que debería estar agradecida de estar viva. Pero la verdad es que no se siente como un milagro. De hecho, no se siente nada en absoluto. Entonces los recuerdos del accidente empiezan a volver. Asustada y sola, Megan no sabe a quién recurrir. Su comunidad entera parece incapaz —o tal vez reticente— de verla como algo más que Megan el Milagro. Todos menos Joe, el hermoso chico de al lado con un pasado trágico y secretos propios. Todo lo que Megan quiere es que su vida vuelva a la normalidad, pero cuanto más trata de estar a la altura de las expectativas de todos, peor se siente. Y esta vez, puede caer demasiado rápido como para ser salvada.. https://app.box.com/s/n95docplrsh3damno6oj

FATE

Historia perteneciente a la Antología Foretold Un dulce romance entre una chica optimista y un chico pesimista. https://app.box.com/s/wthw61x1236f155pjcsl

EL ALQUIMISTA

Cuando una persona desea realmente algo, el Universo entero conspira para que pueda realizar su sueño. Basta con aprender a escuchar los dictados del corazón y a descifrar un lenguaje que está más allá de las palabras, el que muestra aquello que los ojos no pueden ver. El Alquimista relata las aventuras de Santiago, un joven pastor andaluz que un día abandonó su rebaño para ir en pos de una quimera. https://app.box.com/s/9hmjd5539ct9f6kn016x

Touch -(Saga A Reaper Novella #1)

Rowan Harper, de diecisiete años, sabe que su vida ha cambiado para siempre en el momento en que su madre esquizofrénica se suicida. De lo que Rowan no se da cuenta es de la cantidad de consecuencias que tiene la decisión de su madre para su propio destino. No es hasta después de que conoce a Jet, un muchacho muerto de ojos color zafiro, que Rowan comienza a aprender acerca de su nuevo destino, y cómo deberá convertirse en el reemplazo de su madre en algo que ella nunca supo que existía. *Choice es una historia corta desde el punto de vista de Jet. La gente suele decir que todo sucede por una razón. A sus diecisiete años de edad, Jet Donavan Mathews está a punto de descubrir que esa afirmación no es siempre cierta. Jet aprenderá que a veces hay momentos que no estaban pensados para que ocurriesen, momentos que sólo te dan la opción de elegir. https://app.box.com/s/j6vwy70q8sr8bzgtae59

sábado, 24 de agosto de 2013

¿utopía en el amor?


ya nos soy esa que manipulabas, la que caía rendida ante ti, aquella que te perdona todo, quien no te reprocho nada, de la que te burlaste infinidad de veces.
ahora soy yo...
no he cambiado por placer sino por defensa, haz sido tu quien me moldeo a quien hoy soy, han sido tus actos quienes hicieron que hoy entre nosotros exista un muro, un muro que no derribare.
hoy veo que no te quise nunca, por que estuve enamorada (si es así como se llama) de un espejismo y de un pedazo de utopía, por que hoy se que el amor no tiene una razón de ser ni una explicación , porque hoy cuando pienso en mi futuro ya no te encuentras tu, ya no eres mi ilusion. 
solo puede desearte un feliz vida, 
yo haré de la mía una buena vida. 
"Luego tu imagen se desvanece
y la oscuridad se ha vuelto gris.
Mirando a través de la ventana me pregunto
si estás bien.
Y tu dices ve despacio
yo voy atrás.
El tambor late a destiempo."

viernes, 23 de agosto de 2013

10 CAPITULO (TAYLOR)

Esta semana ha sido una de las más largas semanas de mi vida, y eso incluye la gira de invierno que hice en Afganistán, hasta mis bolas se llenaron de barro en un hoyo de mierda de un pueblo que se llama ahora Zad.
El jefe está en un estado de ánimo vil. Entonces, ¿qué hay de nuevo, en estos días? Todo el mundo está caminando sobre cáscaras de huevo, esperando a no ser la  presa de Grey  y rezando para  no estar en la línea de fuego cuando él anda por ahí, aunque el jefe no ha despedido a nadie en realidad hoy en día, que yo sepa, pero todo el mundo está cagadísimo. Sí sigue así van a renunciar en masa.
Olivia casi consiguió que la botaran cuando dejó caer una taza de café en la mesita de centro de la oficina del jefe, la de Bauhaus, porque sus manos temblaban mucho. Aunque con Olivia no puedo decir si está nerviosa por el comportamiento del jefe o sí es porque se le caen las bragas cuando lo ve. Quizás debió elegirla como sumisa, lástima que ella es rubia.
Sin embargo, Olivia y la mesa sobrevivieron, gracias a que Andrea le salvó el día con un puñado de toallas de papel y un frasco de valium para Olivia. Maldita sea esa mujer se merece una medalla, aunque creo que esta semana se ha envejecido. Tal vez lo que necesita son unas vacaciones. Olivia pasó la mayor parte del día en el baño llorando.
Ros acaba con todos los  rollos a  golpes, a ella nadie la despide. Ella es una mujer dura y Grey es lo suficientemente inteligente como para no gritarle. Ella probablemente lo pondría fuera de combate si lo intentara.
Para el jueves,  no soy el único miembro del personal que ora por que el fin de semana llegue rápido. Lydia, la recepcionista, me llama para recibir una caja de seguridad que le parece extraña. La paso por la máquina de rayos X, pero me doy cuenta que sólo son unos libros antiguos de gran valor. Unas primeras ediciones sospecho.  Espero que Grey me diga que va a hacer con esta mierda. A mi casi me da un ataque al corazón pensar que fuese algún artefacto explosivo. No sería la primera vez. Para eso soy su seguridad.
Al menos los libros parecen agradarle. Él le dice a Andrea que pare todas sus llamadas y desaparece en su oficina durante la hora siguiente. La paz es un alivio para todo su personal. No dura, por supuesto.
El siguiente en la línea de fuego es Sam, de Relaciones Públicas, que tuvo la brillante idea de conseguir que el jefe les entregue los títulos a los  estudiantes que se gradúan en la Universidad. Vamos a estar allí la próxima semana, la ceremonia es el jueves. Me pregunto si el jefe está pensando en acechar a una estudiante en particular. El dinero inteligente dice “sí”.
Estoy deseando que llegue el fin de semana como si fuera el último bote salvavidas del Titanic. Tengo planes con Gail, y no implicará salir al aire libre.
Pero todo cambió y la licencia se cancela. Grey está en movimiento. ¿A dónde? ¡Carajo a Portland! ¡Otra vez! Se podría pensar que el sitio era Las Vegas, La Meca y las Bahamas, todo en uno.
Llamo a Gail, muerto del cansancio
_ ¿Qué te pasa, Jason?
_ Lo siento, cariño, el fin de semana se cancela. El jefe está volando hasta Portland, una vez más. Se necesita ropa para la semana, trajes, camisas, lo de siempre. Si sobrevive más tiempo, agrego oscuramente.
_ ¿Por qué? ¿Está enfermo?
_ No, pero voy a tener que matarlo por estropear nuestros planes.
Gail se ríe suavemente. _ Estoy seguro de que podemos organizarlo nuevamente, Jason.
_ Me gustaría que acabara de buscarse una sumisa pequeña y agradable y sacarnos a todos de nuestras miserias.
_ No me refiero a eso.
_ ¡Joder! ¿Sólo porque él no puede echar un polvo, nadie más puede?
_ Jason…
_ Sí, bueno. Te echaré de menos.
_ Te echo de menos, me dice en voz baja.
_ ¿Lo suficiente como para casarte conmigo cuando volvamos? Pregunto esperanzado.
_ ¡No! adiós Jason.
Y yo me quedo sosteniendo el teléfono en silencio en mi mano. Quiero usarlo para vencer a la mierda de Grey y, posiblemente, incluso se lo meta por donde el sol no le entra.
Está volando a Portland con su hermano esta noche. Por lo menos, voy a tener un par de horas para mí en el coche, llevo la camioneta conmigo.
Escucho algo de música y dejo que la deriva me lleve por el mundo. Se hace un cambio agradable. Por supuesto, la triste verdad es que no me gustaría estar aburrido como un G.I, Joe, en el trabajo.
Cuando llego, Grey está en el Heathman, la mejor suite, claro. Pero ha organizado buenas habitaciones para su hermano y para mí también. Una de las cosas que voy a decir de él, es que nunca me reserva una mala habitación. Tengo que estar cerca, por supuesto, así que es una razón. Pero él no es ninguna persona avara, no como algunos cabrones ricos con los que he trabajado.
Tal vez se siente culpable por echar a perder mi fin de semana porque me da la noche libre. Además, está la cena y las bebidas con su hermano, ¿cuántos problemas puede haber en  el hotel más alto de Portland?
Arrastro mi triste culo a un bar de deportes a un par de cuadras del Heathman y pretendo ver un partido de pelota, mientras dejo que mi cerveza se caliente. Yo no soy muy bebedor y aparte de eso soy conductor de Grey, y tampoco me puedo dar el lujo de perder mi licencia.  De todas maneras, en cierto modo perdí el sabor después de seis meses de sequía en Afganistán.
Me como una hamburguesa, que estaba tan dura la carne que la podría haber utilizado como suela para los zapatos del ejército. Me falta Gail y su comida, me siento malhumorado y agresivo por estar a la disposición de Grey.
Poco antes de la media noche me dirijo a colgar mi chaqueta cuando suena mi  Black Berry. Sé quien es sin siquiera mirar el identificador de llamadas.
_ Tengo una situación. Nos vemos en la entrada trasera del Heathman en quince minutos. Necesito una asistencia muy discreta
_ Puerta trasera en quince minutos, confirmo. ¿Qué carajo? ¿Qué ha hecho el bastardo ahora?
La seguridad en este lugar me conoce, así que soy capaz de irme a la salida posterior y me voy a apagar las cámaras de circuito cerrado de televisión durante cinco minutos. Además no soy el único oficial de escolta que necesita favores para la entrada discreta. Todos nos hemos hecho la vista gorda a ciertas actividades extra-curriculares de nuestros empleadores. A veces es una mierda.
Pero aún me sorprende cuando el jefe se presenta con la señorita Steele en el asiento del pasajero de la camioneta, desmayada.
_ Es sólo alcohol, no hay drogas involucradas. No creo que la señorita Steele requiera asistencia médica, pero por favor mantén  los números de un médico adecuado en alerta por si acaso, dice, mirando más preocupado por lo que su tono de voz implica.
_ Sí, señor. ¿Qué más puedo decir? No me gusta. Simplemente cuando sé cuales son sus gustos. Por lo menos él quiere que esté alerta. Eso es algo.
Me ofrezco para ayudar a llevarla, a pesar de que no parece que ella pesaría mucho, pero él insiste en llevarla él mismo. Lo entiendo: nadie más puede tocar el juguete nuevo del jefe.
Lo llevó al ascensor de servicio, y nos montamos en un incómodo silencio. Luego reviso el corredor, no hay nadie y le digo que salga
Pero él no la puso en el sofá, me sorprende que la esté llevando a su dormitorio. ¿Seguramente tratará de seducirla en ese estado? Pero la acuesta tan suavemente, con una mirada de temor, casi de asombro, que me deja mudo. Gail tal vez tenga razón, quizás se preocupa por ella.
Él me dice que me vaya  y me voy a mi habitación, lleno de recelo. Pero justo cuando estoy acomodándome para dormir, vuelve a sonar el  Black Berry.
_ La ropa de la señorita Steele tiene que ir a la lavandería. Cómprale algo nuevo para mañana, algo azul.
_ Sí, señor.
Vuelvo a la habitación y recojo un par de vaqueros cubiertos de vómito  y unos calcetines. ¡Oh, tiene que estar bromeando! ¿He mencionado que este trabajo apesta?
Meto la ropa vomitada en una bolsa de lavandería y les digo que el servicio tiene que ser expreso. Luego busco el directorio para organizar unos grandes almacenes cercanos que abran  a las 7:00 am.
Entonces, justo cuando estoy a punto de poner mi cabeza en la almohada, me sale un texto del jefe con las tallas de la señorita Steele. Tamaño de bragas: XS, Tamaño de sostén 36-B, tamaño de zapatos: No, 6, vaqueros, talla 2, blusa talla S, y se cancela la carrera de mañana, sólo va al gimnasio media hora.  ¡Joder el jefe le sabe la talla a una mujer con solo mirarla! Oh por fin me voy a dormir ahora.
A las seis y media me voy a salir a hacer las compras para la ropa de la señorita Steele. Espero que aprecie toda esta mierda. Es bastante fácil escoger una camisa azul y unos pantalones vaqueros. Sé que la asistente de ventas está curiosa cuando me ve que llego tan temprano. Ella elige un par de converse negro del tamaño de la señorita Steele y luego me acompaña al departamento de lencería. ¡Santo infierno! ¡No tenía ni idea! Quiero decir, el jefe suele tener un personal para este tipo de mierda. De vuelta en Seattle, no sería un problema, él hace una llamada y eso es todo, pero aquí estoy por mi cuenta.
Estoy sorprendido por la variedad de estilos, colores y… eh… artículos. No tengo ni puta idea por dónde empezar. La vendedora sonríe cuando ve el pánico en mis ojos.
_ Tal vez lo pueda ayudar en algo
_ Eh… en azul, me las arreglé para decir.
Hay algunas cosas de encaje en color azul medianoche, pero parece demasiado crecido para la señorita Steele.
_ ¿Algo en azul pálido?, pregunto.
Ella me lleva a otra parte de la tienda. Sí, eso está mejor. Color azul claro le sienta bien. Doy a la asistente las medidas que me dio Grey. Las bragas son diminutas ¿cuál es el punto de eso? Mi garganta se cierra, haciendo un gran esfuerzo para no imaginar.
Vamos en camino a pagar cuando de pronto veo unas lencerías realmente elegantes, negro con ribete de satén. Ahora sí me alegro de imaginar a Gail metida en unas braguitas de esas. Es jodidamente caro, pero con solo imaginarla me da directamente una erección. Sí definitivamente vale la pena.
_ ¿Y esto también, señor?
_ Sí, pero en un tamaño ligeramente más grande.
Sí, eso es amor. La expresión de su cara no tendrá precio. No me puedo resistir.
_ Este es para mi esposa. El otro es para mi novia.
_ Por supuesto, señor, ella murmura, con la cara con un color atractivo remolacha. Tal vez crea que soy como un voyeur acechando a través de la ropa interior de las mujeres.
Le envío un texto al Jefe para decirle que estoy fuera de la habitación. El abre la puerta sin hacer ruido.
_ Estoy yendo al gimnasio. Mantén a la señorita Steele bajo estrecha vigilancia.
_ Sí, señor. ¿Es ella eh… está completamente recuperada?
_ Todavía está durmiendo como un bebé. Frunce el ceño. Busca un poco de Advil que lo envíen con un poco de zumo de naranja natural. Voy al gimnasio sólo será media hora.
_ Sí, señor. La ropa de la señorita Steele la he enviado a la lavandería, tengo la ropa nueva.
_ Yo se la voy a dar a ella cuando vuelva.
Sí, él no quiere que se vaya sin antes hablar con ella. ¿Por qué?
Cuando Grey se va, no puedo dejar de mirar en el dormitorio. Necesito saber si la señorita Steele está bien, es todo lo que quiero saber.
Está durmiendo pacíficamente, con el pelo largo desplegado detrás de ella. Ella se ve aún más joven que veintiún años, Dios no me creo que ya tenga edad para follar legalmente. No puedo dejar de dar un suspiro de alivio al ver que ella aún lleva la camisa puesta que tenía anoche. El no la ha tocado, gracias a Dios.
Y entonces me doy cuenta, ha pasado la noche en su cama, y aunque yo apuesto a que no durmió mucho, durmió con ella. Esto es nuevo. He trabajado para Grey durante casi cuatro años y sé que nunca ha metido una mujer en su cama. Tal vez esta es diferente, Gail como que está en lo cierto.
Cierro la puerta con cuidado y regreso a la sala de estar. Ella no puede pasar por aquí sin que yo la vea. Espero que ella no se despierte antes de que el jefe regrese. Yo lo menos que  quiero es tener una conversación con ella.
Me sorprende cuando vuelve Grey del gimnasio tan rápido, tiene que estar realmente preocupado de que ella trate de irse.
_ Situación sin cambios con la señorita Steele. Estoy agradecido y aliviado cuando me despide de las funciones de niñera. Pero no del bastardo de Grey, la Black Berry vibra de nuevo media hora más tarde.
_ Voy a necesitar el Charlie Tango, desde Portland.
_ ¿Y regresarlo al campo de aviación Boeing, señor?
_ No, se quedará en Escala en espera toda la noche, con un piloto en Stand-by.
¿Por qué coño  quiere eso?
_ Sí, señor.
Eso fue raro. ¿Por qué necesita un piloto de stand-by durante toda la noche?
Y la materia gris que pasa por mi cerebro se arrastra hasta el engranaje. Claro él está llevando a la Señorita Steele al Escala y le va a mostrar su sala de juegos. Y lo más probable es que ella meta una carrera de mil millas cuando la vea. Quiere asegurarse de que se vaya cuando ella quiera. Bueno eso es… decente. Está siendo honesto con ella. Y no la jodió la noche anterior. Está claro que en ella ve algo que nunca había visto en otra mujer.
Es probable que sea una medida prudente tener el Charlie Tango en stand-by. La chica se dirigirá a las colinas, una vez que haya visto el tipo de relación que Grey quiere tener con ella. ¿Qué persona cuerda no lo haría?
A las  19:45, conduzco a Grey a una ferretería triste, una pulga en la parte trasera de Portland, en un polígono industrial sin salida. Doy gracias a Dios, yo odiaba a mi viejo tanto, que me uní a los marines, porque de lo contrario podría haber terminado trabajando en un lugar como este.
Grey está ansioso y, si no lo conociera, diría que emocionado, tal vez incluso nervioso. ¿Nervioso?
El está flotando en la entrada de la tienda,  mirando desde el coche. Su cara se ilumina bastante cuando ella lo ve. Pobre chica. Pobre chica, pobre. El jefe no es un mal tipo, pero esto es incorrecto.
_ Voy a abrirle yo la puerta a la señorita Steele, dice en voz baja.
Los veo por mi espejo retrovisor. Están sonriendo el uno al otro como un par de adolescentes en una primera cita. Es raro ver al jefe actuando de esta manera.
_Buenas noches señorita Steele, dice.
Ella sonríe y asiente con la cabeza educadamente, _ Señor Grey.
Cuando ella me ve que la observo, sonríe tímidamente _Hola, Taylor.
_ Buenas noches, señorita Steele.
Casi me desmayo cuando el jefe le toma la mano.
Trato muy difícil de no escuchar la conversación, pero no puedo ayudarme a mí mismo. Yo nunca he visto al Jefe sostener la mano de una mujer, ni siquiera la de su hermana, ¿Qué mierda está pasando? ¿Cuándo empezó el mundo a dejar de girar y por qué nadie me lo dijo?
_ ¿Cómo estuvo el trabajo? Le dice.
_ Muy largo, susurra de vuelta.
Cristo la tensión sexual en el coche me hace sentir como un alhelí. Me da la sensación de que si yo no estuviera aquí, Grey saltaba sobre ella en el acto,  o tal vez la tímida y retraída señorita Steele haría el primer movimiento. En este momento, todas las apuestas están apagadas. ¡Por el amor de Cristo!
Me deslizo más abajo en mi asiento y trato de actuar sordo y mudo para el resto del camino. Yo cerrara los ojos también, si no fuera por el hecho de que estoy conduciendo. No puedo llegar a la pista de aterrizaje con la suficiente rapidez.
Por último, corto el tráfico y llegamos allí. Abro la puerta de la señorita Steele y el jefe se desliza rápido detrás y sale inmediatamente, como si él no puede soportar estar en demasiada distancia de ella.
_ Taylor,  asiente con la cabeza hacia mí bruscamente.
Asiento con la cabeza de vuelta y vuelvo a la camioneta.
Bueno Srta. Steele, ahora se queda usted sola ante el peligro, sola por su cuenta.
~~~~

9 CAPITULO (TAYLOR)

El jefe está de un humor asqueroso. Una vez más. Sospecho que tiene que ver con la estudiante de pelo castaño de la Universidad.
Andrea me dijo en voz baja que él canceló su reunión con Barney para pasar más tiempo a solas con la señorita Steele, luego la acompañó hasta el ascensor después de la entrevista. Ella realmente no tenía por qué contármelo, yo lo vi todo en CCTV. Y me di cuenta de la expresión del  rostro de  Grey. Él está interesado de una manera que nunca he visto antes. Quiero decir, conozco esa mirada, él la pone cuando está entusiasmado si alguien le está hablando acerca de un nuevo proyecto de trabajo, o si le hablan del desarrollo agrícola de la Universidad. Es muy raro, pero también le he visto esa expresión cuando él está volando o navegando. Él está emocionado, no hay duda.
Y tengo un mal presentimiento sobre esto. Si el jefe está muy entusiasmado con una mujer, sólo puede terminar de una manera que ya conozco, sacándole la mierda hasta dejarlas sin sentido. Y la señorita Anastasia Steele se ve tan joven, tímida e inocente.
Él ha ordenado una revisión de la vida de la señorita Steele a Welch y sabes qué, no hay nada que encontrar. Ella no está sobregirada en el banco, ella no se droga, no parece que bebe mucho, ella casi nunca sale, ella tiene un trabajo de medio tiempo en una tienda de ferretería, por el amor Dios, y Welch no puede encontrar ninguna evidencia de un novio, lo que es extraño. La chica es muy linda, incluso metida en esas ropas mal ajustadas de tienda de segunda mano.
Mientras tanto, el jefe está trabajando como si fuera la única cosa que el cerebro lo obliga. Corre conmigo, entrena con Claude, y trabaja en el gimnasio del sótano. ¡Carajo! a falta de un buen polvo, deja toda la energía acumulada ahí.
Todas las noches de esta semana, se ha despertado gritando, y estoy tan jodidamente cansado de esa mierda sensiblera que interpreta en su piano a las 4:00 am todos los días. Estoy pensando en comprar tapones para los oídos, pero la seguridad no me lo permite, estoy pagado para tener ojos y oídos 24/7 en alerta. Estoy seriamente pensando en buscar un nuevo trabajo, y me gustaría si no fuera por Gail.
Ella ve que hay algo con Grey, pero a pesar de lo que sabe acerca de él, ella cree que es decente. ¿Es esa la palabra? En parte es cierto, he visto la profundidad de sus proyectos filantrópicos, su falta de interés en la publicidad, lo duro que trabaja pero… y es un gran pero, hay algo detrás de sus ojos, una violencia apenas contenida. Gail nunca lo ha visto venir de cerca y perder la cordura, pero yo lo he visto como el gran Krakatoa cuando algo no sale como a él le gusta. Y luego, por supuesto, están las sumisas, una tras otra, golpeadas hasta la sumisión. Sólo Leila se alejó de él.
Extrañamente, ella era la que yo hubiera dicho que iba a quedarse. A pesar de su frialdad y el distanciamiento con ella, pude ver que se preocupaba por ella, a su manera atrofiada, pero lo hacía. A veces incluso le hizo sonreír, su vivacidad, su naturaleza traviesa. O tal vez fue la pintura de mierda horrible que ella le hizo y que él accedió a colgar en sus paredes, en el cuarto blanco que ella llamaba su hogar. ¡Nunca pude entender eso! Leila lo empujó más allá que cualquiera de las otras chicas, ella puso Beyoncé y Britney en su iPod,  no me gusta esa mierda. La tomó un día y la llevó de compras de ropa, que él nunca había hecho con ninguna de las otras sumisas. Gail estaba convencida de que iban a terminar como el novio-novia. Pero terminó después de seis meses, al igual que todas lo hacen. Al menos fue lo suficientemente inteligente como para alejarse antes de que ella se quebrara.
Y ahora esta chica, Anastasia. Ella es demasiado joven, demasiado inocente, no ciertamente a alguien parecido en su estilo de vida torcida. No me gusta eso.
_ Jason, ¿de verdad crees que el señor Grey le haría daño a esta chica?
Gail está frunciendo el ceño. Yo conozco una manera de traer una sonrisa a su cara. Así que trato de envolver mis brazos alrededor de su cintura y tiro de ella en mi regazo, pero ella se ríe y se para.
_ Oh no, vamos a tratar de tener una conversación que no termine conmigo preguntándote dónde he dejado mi sostén.
_ Esas son mi tipo favorito de conversaciones, señora Jones.
_ Me he dado cuenta, señor Taylor. Pero vas a tener que tomarte un tiempo para esa conversación, estoy preparando la cena y el Señor Grey estará de regreso  del gimnasio pronto.
Ella frunce el ceño mientras dice esto. Vaya, ella realmente se preocupa por él.
_ No hay problema. Me gusta ver como cocinas, mujer.
Ella me lanza una de las toallas de la cocina, y me las arreglo para agarrarla junto a tiempo antes de que caiga al piso.
_ Buenos reflejos, Señor Taylor.
_ Le puedo mostrar algunos mejores.
_ ¡Jason! ¿Alguna vez te vas a detener?
_ No, nena. Veinticuatro por siete, por eso es lo que estoy pagado. Pero si tu accedes a casarte conmigo, me gustaría ser todo tuyo, 24/7.
Ella suspira. _ Ya hemos pasado por esto. La respuesta sigue siendo “no”
_ Un día me vas a decir que sí Gail.
_ Si lo hiciera, tendrías un ataque al corazón
_ Sí, pero qué manera de morir.
Ella niega con la cabeza y suspira, un sonido de exasperación, pero a pesar de que ella está de espaldas a mí, yo sé que ella está sonriendo.
La pregunta de Gail me carcome, ¿Crees que Grey le haría daño a la chica? Sólo si está de acuerdo con las normas de sus Cuarto de Juegos. Así que, sí, creo que le haría daño, si le da la oportunidad. Después de todo, esa es su única forma de tener una relación con una mujer. Maldito enfermo. Así  sea que esta chica esté de acuerdo con él, esto es algo completamente distinto, porque sus sumisas las busca de otra manera.  Sé que Grey es carismático, le he visto en acción con suficiente frecuencia, he visto la forma cómo las mujeres responden a su aspecto y he visto como las rechaza. No en vano le gusta vertirse bien, no deja de ponerse su uniforme marca Grey, su imagen de hombre en la lista de los solteros más codiciados de Seattle. Así que sería ingenuo de mi parte pensar que una joven chica de la Universidad, de un pueblo pequeño no caiga en las garras de un millonario como él. Haga los cálculos.
Si no me gusta la manera como van las cosas, voy a tener que renunciar con o sin Gail. El pensamiento me hace tan enfermo como mierda.
Así que cuando él me dice que está volando a Portland el sábado no estoy totalmente sorprendido. El jefe no se  aguanta,  han pasado cinco días sin tomar acción directa desde que vio a la señorita Steele, esa es la única sorpresa.
Ah, y entonces él me dice que reserve dos coches de alquiler. Sé cuando no me quieren… y sé a dónde va. Para ver a la chica. Solo. Bueno, la señorita Steele, tiene más de 21, por lo que la elección es suya.
Hacemos reservas en la suite del Heathman que Andrea ha arreglado, a continuación, compruebo los detalles sobre la reunión en  la División Agropecuaria de la Universidad. Reunión que ha reservado para esta tarde, la razón aparente para esta visita. O tal vez eso sólo lo hace como un gasto deducible de impuesto sobre actividades económicas.
Cuando regresa de un humor de mierda extraño,  sonrío para mí un minuto, se pasea por la habitación gritando órdenes a su celular. Va a ser un fin de semana largo, de mierda.
Gail se ha ido con su hermana así que ella está a sólo nueve kilómetros de distancia. No sé si voy a tener la oportunidad de irla a visitar, yo sólo he visto a su hermana Allison dos veces en los últimos cuatro años. Ella es muy bonita, más vieja que Gail, con cuatro hijos ya mayores. No estoy seguro de si ella me aprueba, pero ¿por qué iba a hacerlo? Divorciado, con una hija, sin casa propia, ex-marine. Yo todavía no sé lo que Gail ve en mí, pero cuando miro a los ojos de su hermana, sé exactamente lo que Allison ve  y no es tan bueno.
Es temprano en la noche y el señor Grey ha estado en su ordenador portátil durante toda la tarde. Caminé hacia fuera y me compré un par de libros de bolsillo para leer para pasar el tiempo. Él quiere ir a correr antes de la cena.
Estamos a punto de salir cuando suena su teléfono maldito.
_ Grey. Señorita Steele. Qué bueno saber de usted.
_ Oh, conozco ese tono suave.
_ Me quedo en el Heathman en Portland. ¿Diremos nueve y media mañana por la mañana? La espero señorita Steele.
Él me mira y tiene esa mirada, la misma que ves en los programas de Animal Planet, cuando el león está a punto de abalanzarse sobre el pequeño bebé cebra que se separó de su madre.
_ Sesión de fotos para el periódico estudiantil de la Universidad, dice.
Sí, claro. Sin segundas intenciones en absoluto.
El gimnasio del Heathman generalmente abre a las 6 am. Pero para el señor Christian Grey, el acceso no tiene horario y está ahí trabajando desde las cinco. A continuación, vamos a por la carrera de unas seis milla habituales, excepto hoy que quiere ir más allá. Sí, el hombre siempre quiere más. A veces creo que nació con ganas de más. Tiene mucha  energía para quemar. Estar cerca de él, es como ver a un niño tomar el polvo negro de los fuegos artificiales, sólo para ver lo que sucede cuando se enciende todo de una vez.
A las 8.45 am, estoy en la sala de CCTV con el personal del hotel para ver a los estudiantes de periodismo y ver llegar a la señorita Steele. Por fin llego a ver a Katherine Kavanagh, la que se suponía que debía entrevistarse con el jefe el lunes pasado. Ella es bien bonita. Y puedo ver que ella no tomaría ninguna mierda de Grey, lo que significa que no es su tipo en lo absoluto. No como la pobre y dulce señorita Steele. Pero creo que el jefe tiene competencia, el  fotógrafo la mira y le lanza una mirada romántica. Sí, señorita Steele, mejor pega con el fotógrafo, apuesto a que no tiene floggers que cuelgan en la pared de su dormitorio, aunque nunca se sabe…
A las 9:30 es hora del show. Sigo a Grey hasta la suite que los niños han reservado en el hotel. Me paro en la esquina, para  no mezclarme con el fondo de pantalla, pero igual de quieto.
_ Señorita Steele, nos encontramos de nuevo.
Sí, el jefe está haciendo su número a la pobre muchacha, utilizando todos los trucos del libro. Sólo un extra de micro segundos para el apretón de manos, un pequeño apretón de sus dedos, mirando directamente a ella, sosteniendo su mirada un poco más de lo normal.
Ella se sonroja y por dentro me siento tan mal por ella. Ella no tiene ni puta idea.
La señorita Kavanagh, sin embargo, parece un poco repelida por el jefe. Su sonrisa es cortés, profesional y fría. Pero ella es rubia, así que no tiene nada de qué preocuparse.
Cuando la señorita Steele presenta el fotógrafo a Grey, se nota que podría congelar un helio con su expresión. Si él me miraba de esa manera, estaría viendo tras mi espalda durante una década.
_ ¿Dónde le parece bien?, dice Grey. Suena más como, no jodas con mi nuevo juguete.
En la siguiente media hora, la señorita Kavanagh organiza todo diciendo lo que hay que hacer. Es jodidamente divertido ver al jefe como se ordena alrededor de una niña, especialmente cuando el fotógrafo lo deja ciego por las luces portátiles. Sí, estoy realmente disfrutando de mí mismo. Y no se me ocurre  ver realmente que la señorita Steele pueda aguantar esto. Me da curiosidad. ¿Qué pasa con ella? Las sumisas de Grey han sido atractivas, ¿y qué tiene de especial esta chica? Tal vez sea el hecho de que ella es tan joven e inocente, yo no lo sé. Pero el jefe seguro como que la mierda es marrón, no  puede dejar de mirarla. Ella es tan tímida, la pobre chica sólo le llama la atención dos veces, y se sonroja cada vez. Me da esperanza. La esperanza de que él no tenga una oportunidad con ella después de todo. Sin duda, una chica linda correría más de una milla a lo que Grey le va a ofrecer. ¿O no lo haría?
Por último, el fotógrafo dice que tiene suficientes fotos. ¡Casi no me lo creo! Nunca he visto el jefe quedarse quieto por mucho tiempo o ser tan paciente con un puñado de aficionados de mierda.
Él les da las gracias educadamente y luego dice: ¿Quiere caminar conmigo, señorita Steele?
La pobre chica se ve sorprendida absolutamente tomada fuera de onda. Ella realmente no lo entiende. No ha calculado que estamos aquí por ella.
_ Te llamo, Taylor, dice Grey. Él me quiere fuera de aquí.
Cuando estoy a mitad de camino por el pasillo, feliz de ocuparme de mis asuntos él me llama de nuevo. Él quiere que yo maneje hasta la casa de los tres estudiantes para que pueda tomar un café con la señorita Steele. ¿Café? ¿Está tratando de concertar una entrevista con  ella? Pero la señorita Steele tiene sus propias ideas, me alegro de darme cuenta. No me necesitan así que les dejo, preguntándome qué va a pasar, esperando a ver si la señorita Steele quedará deslumbrada o si lo mandará a la mierda antes de que él se la saque a ella.
Una hora más tarde vuelve Grey. Con una cara, que nunca se la había visto, se veía tan seguro de sí mismo cuando salió. ¿Será que la señorita Steele lo rechazó? Parece que sí. Vaya eso fue rápido, más rápido que una de las entrevistas que le hace a sus sumisas. Chica inteligente.
Pero yo realmente siento un poco de pena por el jefe. No me esperaba eso. Él tiene una mirada desconcertada. Él hace una cita con Flynn para el lunes a primera hora. Y luego, extrañamente, la anula casi de inmediato.
Lo siguiente que me dice es que hagamos las maletas y regresemos a Seattle.
Estoy jodidamente curioso por escuchar lo que Gail piensa de todo esto.
~~~~~
_  Así que el señor Grey se la llevó para tomar un café.
_ Como te lo he dicho.
_ ¿Y cuando él regresó, él estaba molesto?
¿Era él? ¿Cuál será la mejor manera de describirlo?
_ Él fue sacudido definitivamente. La cara no era de molesto, estaba como desconcertado.
Gail sonríe. _ A él le gusta.
_ ¿Eso crees?
Ella me pone los ojos en blanco. _ ¡Jason! Es obvio. Él se ha enamorado de esta chica, de una manera agradable, normal.
Yo no estoy tan seguro. Pero yo no quiero discutir. Sólo quiero tomarla entre mis brazos y olvidarme de Grey y de todo su jodido, retorcido mundo. Estamos en su vida, pero Gail es mi santuario, y en este momento, sólo quiero sentir su cuerpo suave y cálido, quiero volver a casa.
_ Te ves muy estresado,  Señor Taylor. Creo que tengo algo que podría aliviar la tensión.
_ Creo que podría estar en lo cierto,  señora Jones.
_ ¿Alguna vez te mencioné que eres una mala influencia,  señor Taylor?
_ Yo espero que sí, señora Jones.
Y de buen grado nos adentramos a su habitación.
~~~~

8 CAPITULO (TAYLOR)

Viernes por la noche. Gail se ha ido el fin de semana. Los cuartos del personal se sienten vacíos sin ella. Mierda, ya echo de menos su risa. Vago por el circuito cerrado de televisión en la sala, me devuelvo a mi oficina, y espero la llegada de la señorita Leila Williams.
Tengo curiosidad de cómo funciona todo esto, el conjunto completo de sumisa. ¿Es sólo en la sala de juegos o esto es como 24/7 por toda la casa? Justo antes de las 8:00 pm, la alerta del garaje me dice que alguien ha entrado con el código de entrada de Grey. Me desplazo a las cámaras y veo el Audi azul que me las arreglé para ser entregado a la señorita Leila en el parque de la bahía 5. Se ve nerviosa cuando ella sale del coche. ¡Vete a la mierda! ¿Quién no lo estaría?
Sabía de chicos en el servicio que eran fanáticos perseguidores de culos, pero no me puedo ver pagando por eso nunca. Quiero decir, tienes que probarlo para saber que no te gusta, ¿no? Pero, francamente ¿pagar para sacarle la mierda a alguien?, parece un poco desesperado.
Hago mi camino para encontrarme con la señorita Leila y me detengo en la oficina de Grey. El está mirando las hojas de cálculo de nuevo, pero me doy cuenta por la tensión en sus hombros que él es plenamente conciente del tiempo y lo que voy a decirle.
_ Señor la señorita Williams llegó, está subiendo en el ascensor
_ Muéstrale el salón, Taylor. Yo no te necesito otra vez esta noche. Mierda espero que no.
_ Señor.
Cuando las puertas se abren, ella sale en busca ansiosamente a su alrededor.
_ Señorita Williams.
_ Oh, hola de nuevo. Taylor, ¿es como te llamas no? Ella sonríe, pero se ve un poco preocupada.
_ Sí, señora. Sígame por favor. El señor Grey me pidió que esperara en el salón.
_ ¡Guau! Este lugar es increíble.
Contempla el arte en las paredes y parece abrumada. Me siento un poco apenado por ella. Pero ella hizo su elección por así decirlo.
_ Oh, ¿él toca el piano?
No quiero hablar del jefe, así que le apunte hacia el blanco sofá de cuero y le dije que se ponga cómoda. Dentro de poco te van a sacar toda la mierda de tu precioso trasero. ¿Será eso posible? Me siento tan jodidamente incómodo Sólo quiero salir de allí.
La dejo, abandonada en la enorme sala y vuelvo a mi oficina. Así que tranquilízate Taylor. No es como la primera vez que fue a ver a las putas.
No, no lo es. No me importa su maldito dinero. Eso no es lo que me da escalofríos. Es saber o, más bien, supongo, ¿qué pasa con él, por que usa cadenas, látigos, bastones, cinturones?
A pesar de mi cansancio, no duermo bien. A las dos de la mañana oigo un portazo que viene de la sala de juegos y poco después de eso, el jefe inicia su piano. La música fluye alrededor del apartamento amplio, sin alma, algo desconocido en un tono menor. No es música alegre, el jefe rara vez  toca música alegre. Es preocupante y sueño intranquilo por unas horas más.
Cuando me despierto, justo antes de que suene mi alarma, no hay incertidumbre. Yo sé exactamente donde estoy. La cama se siente muy vacía. No es que me he dormido en ella las últimas dos noches, pero siento que me falta Gail aún más. No es una buena idea para sentirse así. Después de que mi ex me dijo que no sería un hombre vulnerable de nuevo. Cristo, este lugar me vuelve loco, no puedo pensar con claridad.
Llego al vestíbulo al mismo tiempo que Grey. Sé que no puede haber dormido más de tres o cuatro horas, pero él no lo demuestra, excepto tal vez un poco alrededor de los ojos. Se hubiera hecho un buen Marine si no estuviera tan loco.
Cuando volvemos de nuestro recorrido diario, la nueva mujer está en la cocina principal. No puedo dejar de notar que ella está caminando un poco tiesa. Tengo que tragar la bilis que se me eleva, pero cuando ve que el jefe llega pone una enorme sonrisa de mierda, radiante. Yo sé que él la vio, pero él simplemente dice:
_ Voy a tomar el desayuno en 10 minutos.
Parece que sus emociones prenden y apagan como un interruptor.
Las náuseas me vuelven y yo sólo quiero salir de esa maldita habitación.
Grey me da el resto del día libre y le mando un texto a la ex para tratar de arreglar algo de tiempo con Sophie.  Pero al parecer, la princesa tiene una cita para jugar con uno de sus nuevos amigos de pre-escolar y los padres no pueden ir. La próxima vez, me dice, ¡bruja!, como si ella no sabe que es imposible por mi trabajo. No es que a ella le importe, pero  si yo no hubiera exigido mis derechos cuando nos separamos, yo no tendría ningún tipo de relación con mi hija.
Cuando hice mi primera gira en Afganistán los tipos de mis unidades les llegaban las cartas con el encabezamiento de “querido” era realmente increíble ver lo emocionados que se ponían. ¿Y saben qué me escribió la bruja a mí? Las cosas tal vez podrían haber funcionado si hubiéramos pasado más tiempo juntos, si hubieras estado aquí. ¿Qué diablos pensaba ella que estaba haciendo? Quedarme sentado en el barro de mierda con una congelación de un invierno afgano ¿sólo por el puro placer de hacerlo?
El punto es que hay que luchar por lo que se quiere, pero tienes que tener armas y tienes que tener la oportunidad. No sé lo que el jefe quiere pelear porque tiene todo el confort físico, dinero, puede comprar lo que se le dé la gana, él es rico y exitoso y él actúa como si él no tiene corazón como si su alma ha sido extirpada quirúrgicamente. Pero entonces pienso en las pesadillas terribles, que nos despertaban a todos nosotros en situaciones regulares, y a él también. Y sé que es el miedo  el fondo de todo.  El dinero no puede ahuyentar el terror.
¡Qué manera tan jodida de vivir!
Y para los próximos tres años y medio yo no tenía ninguna razón para cambiar de opinión, hasta que un día, a principios de mayo…
El jefe había estado de un humor de perros durante semanas.
_ Él tiene que echar un polvo, le digo a Gail.
_ ¡Jason!
Gail se hace la sorprendida.
_ Es verdad. Sus últimas sumisas no duraron más allá del tiempo de castigo.
_ Pensé que Susana era muy dulce.
Pongo los ojos en blanco a  Gail, pero no puedo evitar sonreír. ¿Crees que era tan dulce?
Ella suspira y paso la mano por su rodilla subiendo hasta acariciar su cuello.
_ ¡Jason estoy tratando de cocinar aquí! Mis manos están llenas de harina.
Ella se ríe y se quita mis manos.
_ Me gustas harinosa. Es acogedor…
_ ¡Acogedor! Hmm, no estoy segura de que te gustaría verme fea, y no es lo que dijiste anoche.
_ Es verdad. Anoche estábamos calientes, pero ahora estas harinosa, y es acogedor. Me gusta. Y aún le digo que el jefe necesita echar un polvo. Sería un hombre mucho más feliz si él lo fuera.
Gail me empuja hacia atrás, dejando huellas de sus manos blancas sobre mis hombros. _ Bueno, creo que estás equivocado, el sexo por sí mismo no hace feliz a la gente.
_ Oh, no lo sé, estoy seguro de que hay una razón por la que soy un hombre feliz.
_ Lo digo en serio, estas sumisas suyas, no pueden hacerlo feliz, ¿verdad? No son más que una distracción, eso es todo.
_ Tal vez, pero yo no creo que vaya a cambiar ahora, Gail. Lo conocemos casi cuatro años y es simplemente la misma mierda, en un día distinto.
Gail frunce el ceño.
_ Eso es lo que quiero decir. Él no será feliz hasta que cambie, me gustaría que se dé cuenta de eso.
_ Tal vez debería hablar contigo en vez del Dr. Flynn.   ¿Estará la Dra. Jones de guardia?
_ Muy divertido, Jason, tu deberías ser comediante. Ah… me olvidaba, eres un comediante.
Ella me pega con el paño de la cocina. No voy a aceptar que una mujer me pegue, así que la clavo en el fregadero y le doy un beso condenadamente bueno para ponerla en su lugar. Pero, como siempre, ella es la que tiene el poder y yo estoy indefenso en sus manos, mi cuerpo presionando contra ella, deseando, necesitando de ella.
Eventualmente, ella se aleja de mí.
_ ¡Eres una mala influencia, Jason Taylor! Ella resopla, su respiración rápida a juego con la mía.
_ ¡Bien! y mientras yo estoy influenciando, ¿has pensado un poco más sobre mi oferta?
Hay una pausa larga, pero ella no responde.
_ ¡Por Dios, mujer! ¿Estás volteando tus ojos en mí contra otra vez?
_ ¡Sí! Ella resopla.
  ¿Eso es “sí” que me estás volteando los ojos, o “sí” has pensado en mi oferta, o…, y yo difícilmente no puedo dejar de hacerle la pregunta o… estás diciendo “sí” me voy a casar contigo?
 Ella suspira, y sé que la respuesta es “no”.
 _ Jason, ya hemos pasado por esto. No puedo hablar de eso ahora.
_ ¿Por qué no?
_ Porque yo estoy ocupada y porque tu tienes que sacar tu culo harinoso hasta el garaje para llevar el Señor Grey a trabajar.
_ ¿Mi culo harinoso?
Ella me sonríe.
_ Ya te he dicho antes que no me interrumpas mientras estoy cocinando.
Deseo que ella diga que “sí”, pero no estoy preocupado. Vivimos juntos para que no pueda irse tan lejos de mí. Voy a llegar en la noche a follarla con un poco de encanto del viejo Taylor. Mi pene erecto me recuerda que me lo tengo que ajustar para ir abajo. Tengo que arreglármelo antes de hacer mi camino hacia el garaje y tener el Audi listo para el corto viaje a las empresas Grey.
El mal humor del jefe no ha mejorado. Él me regaña porque encuentra que la música está demasiado alta; ladra cuando su teléfono suena por tercera vez y Barney recibe una reprimenda junto con uno de sus nuevos ejecutivos de la compañía que acaba de comprar. No lo tomo como algo personal, porque hay una gran diferencia entre el ser un bastardo miserable y un mal jefe. Durante los primeros meses me quedé esperando verlo metido en un negocio sucio, o comprando a algún político, o llenándose las manos de cochinadas para hacer su dinero. Pero no, el tipo es inteligente, y va derecho con todos sus negocios, sabe cómo mantener las cosas bien, el que quiera hacer negocio con él siempre tiene que ir por el buen camino.  La única excepción a esto es cuando juega al golf. Tiene acceso a todas las noticias informales de empresas, que siempre utiliza a su favor.
Esta mañana él tiene una sesión de pesas, seguido del Kick Boxing, que es realmente lo suyo. Espero que la sesión con  Bastille le haga quemar un poco el mal humor del jefe. A veces funciona. A veces. Una parte de mí, tiene que admitir que desearía que se encuentre una sumisa morenita para que el resto de nosotros no tengamos que caminar sobre unas cáscaras de huevo de mierda todo el tiempo.
Yo lo dejo en la entrada de las Empresas Grey y voy a aparcar el Audi en el garaje subterráneo. Hay un círculo de tiburones tratando de obtener una plaza en el aparcamiento cerca de Grey, pero pocos son los que tienen la oportunidad de agradecer. A Grey Lo único que le importa es que todo el mundo trabaje, y trabaje duro.
Cuando llego a mi oficina, al lado de la sala de CCTV, recojo el horario de la semana del jefe que me da Andrea. Oh mierda. Esto no me agrada, lo primero que tiene esta tarde es una entrevista con una estudiante de la Universidad,  una tal Katherine Kavanagh.
Por supuesto, un chequeo rápido me hace ver que el tipo está conectado con el papá de ella, me imagino que por eso accedió a darle la entrevista. El no es de los que hacen uso del soborno, pero no es reacio a mantener un favor en su bolsillo trasero.
 Me pongo a pensar en Gail, tengo que seguir trabajando en cambiarle el nombre por el de Taylor, tengo que insistir y no darle ninguna oportunidad en pensar más.
Pero justo a las 13:45, antes de que la señorita Kavanagh se entreviste con el jefe, me llaman de recepción, para decirme que no es Kavanagh la que ha aparecido, sino una mujer llamada Anastasia Steele. La seguridad no está feliz y yo tampoco, no me gustan las sorpresas y tampoco a Grey.
Le echo un vistazo por el circuito cerrado de televisión, mientras que hago una comprobación rápida de su perfil, al acceder a los datos privados de la Universidad.
Oh, mierda. Ella es una morena. Muy bonita, delgada, con el pelo largo, del tipo de pelo al que el jefe le gusta trenzar por alguna razón que realmente no quiero saber. No es bueno. No es jodidamente bueno. Pero nada en su expediente universitario constituye un motivo de preocupación. Ella es una buena estudiante, con un promedio de 4,0 y puntajes del SAT en la década de 2000. Pero ella no está  pidiendo trabajo como estudiante, así que no entiendo por qué ella está aquí para esta entrevista. Por otro lado, ella no parece estar afiliada a ninguno de los grupos de estudiantes. Es sólo cuando puedo comprobar su dirección que lo entiendo: es compañera de cuarto de Kavanagh. Esto es, probablemente, que Kavanagh la mandó a hacer la entrevista por ella. Debe tener algo grave, porque perderse una entrevista con el multimillonario de moda, es difícil.
La veo contorsionarse en la Recepción. La pobre chica está tan nerviosa. Se ve torpe y nerviosa. Y mal vestida con esa falda mal ajustada y un suéter feo. Se retuerce las manos y luego se obliga a quedarse quieta. Entonces ella se muerde el labio y mira su reloj de pulsera. Me recuerda a Bambi en el hielo. Hay algo vulnerable y casi entrañable en ella. Espero que el jefe no la trate con tanta fuerza, porque creo que se partiría en dos si le lanza una palabra dura.
Me relajo. Esta chica no es una amenaza obviamente, excepto tal vez para la paz de la mente del jefe. Llamo a recepción y les digo que pueden dejar pasar a la señorita Steele.
~~~~

7 CAPITULO (TAYLOR)

Gail me quita el aliento.
Es divertida e inteligente y tiene el culo más fantástico de toda mujer que haya conocido. Y créanme, ya que ella me preguntó si alguna vez iba a invitarla a salir, he tratado la mayor parte del tiempo de no pensar en eso.
_ Jason, ¿puedo hacerte una pregunta?
_ Claro, Gail, ¿qué es?
_ ¿Alguna vez me vas a invitar a salir?
Vuelvo a pensar esa noche. Ella no tenía por qué pedírmelo dos veces. La única cosa que me había estado reteniendo era mi preocupación de que podría perder su puesto de trabajo. La mayoría de los empleadores prefieren pensar en su personal como célibes electrodomésticos inanimados. Yo no sé si será bien visto por Grey, pero si a Gail no le importa, bueno, yo no necesito una invitación escrita de mierda.
Allí estaba sentada, mirándome directamente, viéndome  con esos hermosos ojos azules, se sentía tan cálida y confiada. Su mirada era magnética. Mi mano se inclinó sobre la mesa y le acaricié la mejilla. Sus párpados se agitaron y se apoyó en mi mano, suspirando suavemente.
La distancia sobre la mesa estaba demasiado lejos. Me puse de pie y caminé alrededor a su lado, atraído hacia ella. Puso sus manos suaves y frescas sobre las mías y se levantó. Ella sonrió y sentí que el aliento salía de mi cuerpo. Tan hermosa. Tan jodidamente hermosa.
Suavemente, ella envolvió sus brazos alrededor de mi cuello y apretó mi cara hacia ella. Sus labios tocaron los míos y el deseo latía en mí. Yo no podía aguantar más, Dios me ayude. Yo quiero  cada centímetro de ella.
Ella se apartó de mí, jadeando en busca de aliento, mi vehemencia la toma por sorpresa. Luego sonrió y sin decir una palabra, tomó mi mano y me llevó a su habitación.
Mil imágenes chocan en mi memoria: su piel, su olor, su suavidad, su calor, la ternura de sus caricias, su pasión ardiente por mí. Una y otra vez nuestros cuerpos en perfecta combinación. La soledad borrada por el sudor,  los besos y el calor. ¡Follando divino, sentimos los fuegos artificiales! Nada más fresco, tranquilo y sereno que  una mujer apasionada tomando lo que quiere.
Hemos dormido tal vez una hora cuando la alarma de mi reloj de pulsera se prende.
_ ¡Mierda! ¡Está sonando la alarma!
Me siento aturdido y desorientado un poco. Entonces veo a Gail sonriéndome, con el pelo rubio revuelto todo como algodón de azúcar, un halo brillante alrededor de ella.
_ ¡Buenos días, no te asustes, Jason!
Se está riendo, burlándose de mí, y soy tan feliz que tengo esa sonrisa de colegial ridícula estampada en la cara.
Yo me acerco para besarla y por el más breve de los momentos quiero follarla de nuevo. Luego me pone la mano en el pecho y me empuja suavemente.
_ ¡Arriba!
_ ¡Sí, ya me paro!
Ella se ríe. _ Hay que trabajar. A pararse.  Es hora de correr por la mañana con el Señor Grey.
Después de la noche maravillosa que pasé con Gail, la última cosa que quiero  es meter una carrera de velocidad de seis millas con el jefe.
Ella me empuja de nuevo. _Voy a tenerte el desayuno esperando cuando vuelvas.
_ Dios, tú eres una mujer fantástica. ¿Dónde has estado toda mi vida?
_ Jason, ya me has tenido. La adulación no te llevará más lejos.
Me encojo de hombros. ¿Estás segura de eso?
Se ríe de nuevo, entonces se agacha al suelo y tira de mí mis pantalones.
_ ¡Vete, no te olvides de tus pantalones!
_ Las palabras que todo hombre quiere escuchar, le digo sonriéndome.
Pero ahora tengo prisa. Recojo el resto de mi ropa y me paseo desnudo a través de la sala de estar hasta mi cuarto. Con la confianza de que Grey no va a venir a buscarme por el momento. Me pongo mi ropa de deporte, mis zapatos y salgo.
Grey está esperando en el vestíbulo. Parece enojado. Supongo que debe ser de último segundo. Creo que va a masticar mi culo, pero luego levanta las cejas y me mira escondiendo una sonrisa. ¿Cuál es su problema?
Pero cuando entro en el ascensor, y echo un vistazo a los espejos, me veo como el infierno. Mi corte de pelo sobresale de un lado. No entiendo que sucedió, porque estoy seguro que no pasamos a dormir mucho tiempo. Parece que tengo un cartel colgado en mi pecho que dice: Bien follado.  Me pregunto si él va a decir algo.
Pero nada, no hay comentarios. Eso cambia cuando estamos fuera. En lugar de la habitual marcha, el hijo de puta va más rápido de su velocidad normal. El maldito parece que metió motores y recorre uno de nuestros circuitos más largos y cuando echo un vistazo a su cara, puedo ver que está sonriendo. ¡Él sabe! Yo no suelo tener problemas para mantenerme al día con un cliente en una carrera. Estoy acostumbrado a hijos de puta llenos de grasa que presentan cansancio en el camino alrededor de una pista de un kilómetro. Pero Grey me está ¡matando! Y él lo está disfrutando. Hijo de puta retorcido.
En el momento en que llegamos a Escala mis piernas se sienten como el plomo y mis ojos están a punto de salirse de su órbita y chorrear por mi cara. Pero él todavía no me ha dicho nada acerca de Gail. Tengo la sensación de que estará pensando algo.
Él se dirige a la ducha y me dejó de pie en el vestíbulo. Todo lo que me vaya a hacer o decir, no puedo cambiar lo que pasó, y yo no quiero hacerlo. De ninguna manera. Ni por un cabrón retorcido como Grey.
Gail está en la cocina. Ella se ve muy bien en su bendito uniforme limpio de camisa blanca y falda negra, con el pelo todavía húmedo.
No puedo contenerme a mí mismo. Me acerco y envuelvo mis brazos alrededor de su cintura mientras ella está cocinando y acaricio su cuello.
_ Hola cariño, ya estoy en casa, le digo en voz baja.
Ella se ríe. _ Bueno, ve a la ducha y te daré algo para desayunar. ¡Ahora! O voy a terminar quemando esto. Ay Dios, me encanta como me habla.
En el momento en que salgo de la ducha, la cocina está vacía. Ella debe estar sirviéndole a Grey. De repente estoy ansioso de saber si él le dice algo a ella cuando no estoy ahí para defenderla. Si él comienza fastidiándola voy a matar al hijo de puta.
Estoy a mitad de camino por el pasillo cuando Gail regresa. Contempla la expresión de mi cara.
_ ¿Qué te pasa, Jason? Te ves…
_ ¿Se dio cuenta Grey?  ¿Te dijo algo?
_ ¿Sobre qué? Se ve realmente perpleja, pero estoy aliviado.
_ Es que… tengo la impresión de que esta mañana él se dio cuenta.
Ella se sonroja. _ ¡Oh! ¿Cómo?
_ Supongo… Es que esta mañana estuvo más rudo que lo habitual.
Ella sonríe. _ Sí, tú no estabas tan  apuesto como siempre.
_ ¿Apuesto? nadie me ha llamado así.
_ ¿En serio? Creo que te ves muy bien en tu traje. Pero esta mañana…, dice riendo, no estabas tan elegante como siempre.
_ ¿Elegante y apuesto? Podría acostumbrarme a esas palabras, señora Jones.
_ Pues acostúmbrate Taylor. Entonces ella frunce el ceño. El Señor Grey no me dijo nada, parecía exactamente el mismo de siempre. Ah, y me pidió que te dijera que va a Bellevue esta noche a cenar con sus padres.
_ Ufff…
_ ¿No te gustan los Greys?
_ Sí, están bien. Es sólo que… Mía.
Ella se ríe. _ Señor Taylor ¿Me estás diciendo que un ex-Marine con sus años de experiencia en la protección de personal no puede manejar a una chica de dieciocho años?
_ Sí, justamente por la edad que tiene.
_ ¿Quieres que vaya y te proteja?
_ Sí tú quieres señora Jones.
_ ¿Por cierto Taylor,  en verdad estás asustado?
_ Jodidamente aterrorizado.
El día va pasando. No soy necesario por lo general cuando el jefe está en las Empresas Grey, así que me dirijo a la sala de CCTV y dormito un poco con los ojos abiertos, con la cabeza apoyada en la mano. El resto del personal de seguridad me deja en paz, la mayoría son ex-servicios y saben por el aspecto de alguien, que ha estado despierto toda la noche. Simplemente asumen que tiene que ver con Grey, no ciertamente  con la deliciosa Gail. Y ellos no van a saber. Algunas cosas son privadas.
A las 7:00pm la mayoría del personal se han ido, sólo unos pocos culos jala bolas,  que quieren impresionar al jefe con su ética de trabajo. Tendrían que trabajar 24/7 para ponerse al día con él. Y hay unas pocas mujeres empleadas flotando en la recepción esperando que él las tome en cuenta. Sueñen señoras, no va a suceder. No ahora que tiene su sumisa nueva. Ella va a venir este fin de semana, supongo.
El pensamiento deteriora mi estado de ánimo. Gail estará ausente mientras que el jefe trae a su sumisa nueva, Leila. Tal vez voy a ser capaz de salir y ver a Sophie en vez de quedarme en el apartamento y ver a  Grey en una de sus folladas maratónicas.
Pero primero tengo que pasar una noche en casa de los Greys o, más específicamente, pasar la noche evitando atenciones de la señorita Mía Grey. Me planteo la idea del camuflaje pero seguro que el jefe me hará preguntas si me consigue con la cara pintada de negro.
Él está tranquilo mientras vamos hacia Bellevue. Se adapta a mí, aunque un poco de conversación me ayudaría a mantenerme despierto.
Entro en la mansión de los Greys. Es hermosa y serena y otra vez me pregunto cómo alguien tan jodido podría haber salido de un lugar como este. Tal vez hay algunos recuerdos que ningún número de años felices puedan borrar. Por ejemplo, un recorrido por Irak, dos en Afganistán. Pero yo no era un niño  y yo no estaba solo.
La señora Grey nos espera, con el rostro iluminado, al abrir la puerta del jefe,  él sale del coche.
_ Feliz cumpleaños Christian querido, dice ella, besándolo en la mejilla con cuidado. Y felicidades por tu licencia de piloto de helicóptero.
Sí. El jefe consiguió su licencia la semana pasada. Y el bastardo obscenamente rico se ha comprado un Eurocopter equipado para vuelo nocturno. Vete a la mierda. Él tiene más recursos que mi antigua Unidad.
_ Madre, sonríe brevemente.
¿Su cumpleaños? Él no dijo nada. Pero de nuevo, ¿por qué iba a hacerlo? Aunque algunas personas con las que he trabajado le cuentan a su personal para que les hagan un desfile de mierda de felicitaciones. Pero no Grey.
_ Taylor, puede aparcar el coche por un lado. Habrá una comida para usted en la cocina o… ¿puede que prefiera dormir en el coche?
Tiene la cara impasible, pero puedo decir que es divertido, refiriéndose, sin duda, a la pila de mierda que lo acompañó en su carrera esta mañana. Bastardo.
_ Señor.
Regreso al coche cuando Mía Grey galopa a la vista. Yo diviso su rostro decepcionado por los espejos retrovisores del vehículo. Tengo la sensación de que voy a verla más tarde.
La seguridad en la mansión Grey, obviamente, no es una prioridad para mí. Existen múltiples puntos de entrada posibles no menos de la orilla del agua. Si el jefe va a pasar mucho tiempo aquí, allí tendrían que haber cambios. De hecho, voy a recomendar que Welch le hable acerca de la actualización de la seguridad para toda su familia. Si alguien quiere hacer dinero rápido, su familia sería un punto vulnerable para Grey, mientras que el vive en su fortaleza aislada en el Escala.
Me doy un paseo alrededor de la casa y vago por la cocina. La cocinera se presenta como Nora. Ella es una mujer de aspecto amigable de unos cincuenta años y ha hecho una buena comida de salmón escalfado. Objetivamente, yo diría que no está a la altura de Gail, pero está bastante bueno.
Estoy a punto de volver al coche cuando Mía Grey entra a la cocina, Nora está sirviendo en el comedor y a la Señorita se le ilumina la cara cuando me ve que me tiene atrapado solo.
_ ¡Hola Taylor!  Christian dijo que estarías durmiendo en el coche, pero aquí estás. ¿Estás esperando por mí?
Tengo que cortar esto de raíz… antes de que mi culo salga rodando  por el borde.
_ Señorita Grey, va a ser que me despidan y me gusta este empleo. Necesito estar alerta ante todo.
_ ¡Oh! No te preocupes por Christian. Eres tan lindo cuando estás hablando en serio, ¿Cuál es tu nombre de pila? Christian no me lo dirá. ¿Tienes novia? o tú eres del tipo fuerte y silencioso ¿verdad? Creo que tú y Christian se llevan bien.
De repente, ella se sonroja.
_ ¡Oh! ¡No me refiero a eso! No es que haya nada malo en ello.
_ ¡Joder! ¿Qué me he perdido? ¿Ahora ella piensa que yo soy el “amiguito” del jefe? ¿Cree que porque no le acepto sus coqueteos son gay o qué?
Afortunadamente Nora vuelve, mientras me las arreglo para conectar mi cerebro a las partes que hablan. Nora echa una mirada severa y me desaprueba, pero sonríe cálidamente a la señorita Grey. Típico de las mujeres, siempre piensan que todos los hombres son los malos.
Yo hago mis excusas y me voy, mientras Mía pone mala cara. Ella me va a dar algún tipo de golpe un día y qué podría hacer yo.
Me las arreglo para conseguir de cerrar los ojos por una hora en el SUV con el asiento derecho antes de que el jefe salga de la casa. Su hermano mayor Elliot está con él y puedo ver por la forma en que me está mirando, que la señorita Grey le ha informado de su última teoría. ¡Joder! ¿Ahora soy el gay del jefe? Pero por lo menos voy a mantener a la señorita Grey apartada de mi culo. Oh mierda, que expresión la de Elliot, pero dadas las circunstancias, sólo quiero largarme de aquí.
Nos dirigimos de nuevo a Escala en silencio. Me pregunto si debo desearle al jefe feliz cumpleaños, pero estoy tan fastidiado con su familia que no puedo reunir el entusiasmo. Vuelvo a pensar en cómo pasé mi cumpleaños número 24. Mi cara con el resto de mi pelotón. Grey no parece tener ningún amigo. De hecho, a pesar de su enorme riqueza, él no es un hombre feliz, un jodido miserable de lujo. La única vez que lo había visto sonreír realmente fue cuando estaba navegando o volando. Y cuando no está haciendo eso, él está trabajando, o follando. El pensamiento me recuerda que la señorita Leila Williams estará aquí el fin de semana.
Conduzco en el garaje y Grey entra directamente en el ascensor y se va lejos. Hago un barrido rápido y reconozco todos los vehículos. No hay extraños aquí esta noche.
Es más de medianoche, así que supongo que Gail se ha ido ya a la cama. Ella dejó una luz encendida en la cocina del personal para mí, con un vaso de leche y un plato de galletas. ¡Dios, me encanta esta mujer! Cerca de las galletas hay un papelito escrito con una sola palabra: ¿Cansado?
¡Por supuesto que no!
~~~~

6 capitulo (TAYLOR)

Su nombre es Leila Williams. Eso es lo que dice en el informe de seguridad que Welch me ha enviado. Ella tiene veintisiete años, una estudiante de arte de medio tiempo, trabajando en una pequeña galería de arte en la zona de Belltown, cinco o más manzanas del Pike Place Market. Ella firmó su Acuerdo de Confidencialidad y el jefe tiene una cita para reunirse con ella a las 8pm. Su fotografía muestra a una mujer bonita, con el pelo largo de color castaño hasta los hombros y ojos marrones. Ella tiene algunos delitos menores por intoxicación pública y uno por posesión de marihuana, cuando estaba en su adolescencia. Nada desde entonces. Ella se mudó hacia el oeste, hace tres años y ha trabajado constantemente desde entonces. ¿Entonces por qué diablos quiere ser la sumisa de Grey? He contratado una habitación sin gracia en un edificio de oficinas sin complicaciones para la entrevista. Obviamente él no puede hacer este tipo de entrevistas en su oficina y él no la llevará a Escala hasta que se haya decidido que se cerrará el contrato. Los hoteles están fuera de Christian Grey el soltero solitario. Quien sabe si cualquier paparazzi podría estar acechando detrás de cualquier maceta para tener la oportunidad de hacer dinero. He trabajado para un montón de hombres ricos desde que me metí en la protección personal. Grey no es el primero en utilizar las prostitutas y no es la primera vez que me han pedido que se las busque. Algunas de las prostitutas que he conocido, son profesionales, es decir, han sido bien educadas. La gente racional no las ven como una simple transacción sobre la base de las fuerzas del mercado, es muy simple: tienen algo que vender y alguien está más que dispuesto a pagar bien por ello. Están muy bien vestidas, muy limpias, conducen coches de los más caros, de los que yo nunca podría pagar. Conozco el otro lado también, sucio, lleno de drogadictos, mujeres ordinarias, horribles, con las cuales uno cruzaría la calle sólo para evitarlas. Usted se sorprendería de saber a cuántos hombres se les ponen la polla dura por estar con este tipo de mujeres. Una imprudencia bien temeraria que ni siquiera yo les cubriría la espalda. Un hombre que se arriesga de esta manera, no puedo acompañarlo ahí. No puedo proteger a un hombre que persigue este tipo de emociones. O tal vez me estoy engañando a mi mismo, no puedo trabajar con un hombre que se aprovecha de las mujeres, que las usa y las tira como basura. Tal vez sea una pequeña distinción, pero yo tengo mis límites. Ahora la situación de Dominante/Sumisa, es algo que aún no entiendo. Yo ni siquiera sabía que existía una diferencia entre el Sexo Masoquismo. Hasta que empecé a trabajar con Grey. Vivir y aprender. No es que hemos hablado de ello. Yo no subo al coche a preguntarle a mi jefe: Buenos días señor, ¿cómo lo llevas? Así que usted está pensando hoy en sacarle la mierda a una mujer, ¿cómo funciona eso? No, yo escucho con atención sus instrucciones, solo hago mi tarea de mierda. Resulta que Grey ha estado teniendo estas relaciones desde hace años. Él guarda los archivos en un cajón cerrado con llave en su escritorio. He visto los archivos. La señorita Williams es el número de expediente 12. ¿Y sabes qué? Todas las otras sumisas tenían el pelo largo y castaño, también. Lo cual es un alivio. Y ahora entiendo por qué Gail, Andrea, y todas las otras mujeres cercanas a Grey de una manera profesional son rubias, por lo que no se siente atraído por ellas. Gracias a Dios. Vencer a la mierda de tu jefe por mirar demasiado a tu mujer no es un movimiento fácil. O la mujer que podría ser tu mujer. Mi mujer. He trabajado para Grey desde hace dos meses y no tengo que joder a ninguna parte con Gail. Ella es amable, hablamos, nos reímos juntos y eso es todo. He revisado mi contrato con Grey de nuevo y no hay nada allí sobre las relaciones con otros miembros del personal, pero todavía no estoy seguro si él puede despedir mi culo por si algo pasa entre Gail y yo. Así que en un miércoles por la tarde, en junio, un par de semanas antes del cumpleaños número veinticuatro del jefe, lo estoy llevando a la oficina que alquilé. ¿Tengo que estar de acuerdo? No es necesario que lo esté. Este es mi trabajo. Pero tengo que decir que me siento incómodo conmigo mismo, porque yo sé lo que él le quiere hacer a esta mujer. Si lo que quería era tirarse a una morena, supongo que podría aceptar eso. Bueno, después de todo, esto es consensual. No sé en qué términos se catalogaría esto como legal, yo lo catalogaría como prostitución. Perdón, no tengo un título de abogado de mierda. Pero el hecho es que yo sé que a parte de tirársela, él quiere sacar toda la mierda de ella. Quiero decir he visto todas las mierdas que tiene en su cuarto de juegos: cinturones, bastones, látigos, cadenas, esposas y otras cosas que no quiero ni pensar. Está bien, puedo entender el juego de las esposas, pero ¿por qué Grey quiere hacerle daño a una mujer así? Y lo que es peor ¿por qué ella quiere que se lo hagan? Es un fanático del control en el trabajo y gracias a él, mucha gente llega a pagar su hipoteca cada mes. Para la gente que trabaja duro y se entrega a su trabajo, es generoso hasta la exageración. Y sé que es sincero acerca de su proyecto de agricultura en la Universidad. Además él ha pagado porque Sophie vaya al mejor preescolar de la ciudad, incluso la bruja de mi ex mujer ha tenido que aceptar que es una muy buena escuela. La verdad es que Grey es una cagada, pero al menos él lo sabe. Algunas cosas malas le deben haber pasado cuando niño y me he dado cuenta que nadie lo toca, él no permite que nadie lo toque, ni siquiera su familia. Nadie lo abraza, ni una palmadita en la espalda. Bueno sólo Mía que sabe por donde abordarlo, ella se le lanza y lo agarra por los brazos. Pero me he dado cuenta que ella se cuida de cómo lo hace. La excepción de la regla, es la mujer Lincoln. Cualquiera que sea su historia, yo apostaría mi último dólar a que ella tuvo algo que ver con sus gustos. Casi que apostaría mis bolas de que ella sin duda lo metió en la escena de BDSM. Hago un rápido recorrido por la oficina, luego lo escolto hasta ella. La única persona alrededor es un tipo de seguridad de la noche, que nos pasa sin pestañear y un limpiador de aspecto hispano que lleva auriculares mientras pule los pisos. Cuando la señorita Williams llega, ella se ve nerviosa y tiene un aspecto más joven que la fotografía. Tiene buena pinta, aunque es muy flaca para mi gusto. Yo prefiero una mujer con curvas. La mente en el trabajo Taylor. La llevo a la oficina alquilada y espero afuera. No puedo dejar de preguntarme qué tipo de preguntas Grey le estará haciendo. ¿A quien coño le preguntan en un trabajo si se lo quieren tirar por el culo? La mayoría de los jefes no se molestan en preguntar eso. Cuarenta minutos más tarde, ella se va pareciendo bastante satisfecha de sí misma, así que supongo que es un hecho. El Jefe tiene nueva sumisa. En el coche cuando hacemos nuestro camino de regreso al Escala, Grey me dice que ordene un nuevo Audi A3 en color azul, a nombre de Leila Williams y entregarlo en su dirección del barrio Broadview. No es de extrañar que ella se viera tan jodidamente satisfecha de sí misma. Espero que ella sienta lo mismo cuando la estén golpeando para sacarle los siete tonos de mierda. Leyendo en Internet veo que a algunas mujeres les gusta toda esa mierda. Yo de verdad no lo entiendo en absoluto. Incluso hay lugares, clubes nocturnos en Seattle, donde las mujeres pagan para que los hombres las golpeen y se las follen. Tal vez estoy en el trabajo equivocado. Sospecho que el jefe solía ir a lugares así, pero eso sería demasiado arriesgado ahora para un mega millonario famoso. Grey se dirige directamente a su estudio cuando entra y yo me dirijo directamente a la cocina para mi arreglo personal con Gail. Ella sonríe cuando me ve y es como si de repente veo el sol en una mañana de Seattle. No puedo evitar sonreír de nuevo. _ Hola, Jason. ¿Cómo estuvo tu día? _ Medio aburrido ¿y el tuyo? Ella se ríe. _ Bueno, tal vez pueda animarte con linguini alla Puttanesca. _ Suena bien, Gail. Pero todo lo que tú cocinas es buenísimo. _ Deja la adulación Jason. Ella me pasa un vaso y una botella de cerveza. _ Aunque no creo que la adulación esté en la lista de tu trabajo. Suspiro, pensando en algunas de las cosas raras que están en mi descripción de trabajo. _ ¿Qué te pasa? Yo me debato entre si mencionarle a la señorita Williams, me imagino que ella de alguna manera, más temprano que tarde lo sabrá. _ El jefe ha conseguido otra de sus mujeres. Una nueva sumisa. _ ¡Oh! Solo alcanza a decir. Su cara se cae. Puedo decir que ella siente lo mismo que yo. _ Bueno supongo que eso tenía que suceder. Me dice suspirando. _ ¿Por qué un hombre agradable y joven como el señor Grey, tiene la necesidad de… bueno… ya sabes? El tiene un buen corazón, yo no entiendo de dónde le viene toda esa oscuridad. Creo que tengo un mejor pensamiento sobre la situación de Gail, pero eso no quiere decir que lo entiendo. _ Gail, ¿puedo hacerte una pregunta? Ella me mira expectante, sus grandes ojos azules curiosos. _ Por supuesto, Jason. Cualquier cosa, ya lo sabes. _ Bueno, me preguntaba, ¿qué te dijo el jefe acerca de estas mujeres y de su… eh… sala de juegos? Por un breve instante me parece ver parpadear con decepción su rostro, pero se ha ido tan rápido que no puedo estar seguro. _ Bueno, cuando llegué para el trabajo, firmé mi acuerdo, por supuesto. _ Claro, le digo. _ Y tuvimos una especie normal de entrevista. Me preguntó acerca de los otros lugares en que yo había trabajado, por qué había dejado mi último trabajo y así sucesivamente. Yo pensaba que era un joven muy agradable, muy serio para su edad. Me explicó que vivió aquí solo, pero que estaba pensando en contratar a un personal adicional para su seguridad, pero eso era todo. No tenía familia que viviera con él, ni esposa ni hijos. Yo sabía que el trabajo era atenderlo durante la semana y que él me podía necesitar de vez en cuando los fines de semana. Me dijo que tenía que hacerme cargo de la casa, organizar las compras, cocinar, la limpieza, y organizar cualquier mantenimiento del hogar. Ya sabes lo de siempre. Hace una pausa. _ Admito que estaba un poco nerviosa acerca de cómo trabajar para un hombre tan joven. No estaba segura de si podría… intentar cualquier cosa. Sobre todo porque yo estaría viviendo sola con él durante varios meses, para empezar. Pero luego dijo que tenía una invitada que venía cada fin de semana. Me sentí aliviada porque, por supuesto, pensé que se refería a una novia. Ella suspira. ¡Dios mío, entonces me dijo, y yo nunca lo olvidaré! Mi fin de semana es un invitado casi como un empleado. Un empleado especial. La señorita Saunders no se mezcla ni con la familia, ni con conocidos de negocios, ni con el personal. Me sorprendió, pero no tan sorprendida como tú puedes pensar porque como sabrás soy un Ama de Llaves y he visto muchas excentricidades en mi trabajo. Debes entenderme Jason. Asiento con la cabeza. Jodidamente cierto. _ Entonces el señor Grey me sugirió que mirara alrededor del apartamento, para que lo conociera y viera en lo que me estaba metiendo. Esas fueron sus palabras. Yo estaba encantada. El lugar era moderno y luminoso y bien ventilado, tanto para el personal como para el Señor Grey, la cocina estaba bien equipada, un sueño para trabajar. Y luego… entré en su sala de juegos… Se me cayó la mandíbula. Ella niega con la cabeza, incrédula ante el recuerdo. _ Me sentí como Alicia cayendo por el agujero del conejo. Mi reacción inmediata fue que yo no podía trabajar para él. Así que volví a su estudio y le dije que no podía aceptar el trabajo. No parecía sorprendido hablarme de la situación con más detalle. Casi se me salió preguntarle, porque bueno, estaba curiosa en cuanto a lo que me pudiera decir. Me dijo que era un cuarto de juegos para uso exclusivo de sí mismo y para el huésped del fin de semana y que todo lo que pasaba ahí, era consensual. Dijo que eran sólo ellos dos sin ningún invitado adicional. También me aseguró que era una relación puramente profesional. Pero yo tenía mis dudas. Me dijo que si quería pensarlo antes de darle una respuesta, pero la verdad yo no tenía ni la más mínima intensión de aceptar el trabajo. Nos dimos la mano y me fui. _ ¿Qué te hizo cambiar de opinión? ¡Estoy tan curioso ahora! _ Conocí a su madre. La Dra. Trevelyan llegó justo en el momento en que me iba. La vi tan dulce. Y él era tan bueno con ella, cariñoso, de lo más normal. Nos presentó y ella se sonrió y dijo que estaba tranquila al saber que alguien estaba al cuidado de su hijo. Y el Señor Grey se echó a reír y le volteó los ojos. Me fui a la casa y lo pensé mucho. Al final me decidí por un mes de prueba y bueno, aquí estoy. Ella sonríe. Y me sorprende, es una mujer valiente. _ Pero estoy curiosa, Jason. ¿Cuáles fueron tus primeras impresiones? Ella me puso en un aprieto. Así que prefiero irme por la honestidad. _ Pensé que era un hijo de puta retorcido. Gail se sonríe. ¡Bueno bastante! _ Y si había algo ilegal o si estaban niños o cabras involucradas… o cualquier cosa extraña, yo no estuviera aquí. Creo que la he sorprendido, pero luego empieza a reír y no puedo evitar reír también. _ ¿cabras?, dice ella, con los ojos bailando con humor. _ ¡Sí!, Le digo, riendo, ¡menos mal que no hay cabras! _ ¡No hay cabras! Ella está de acuerdo. Miro hacia arriba y veo de pie a Grey en la puerta mirándonos. Me pregunto cuánto ha escuchado, pero él no parece preocupado. _ ¡Oh! Buenas tardes, Señor Grey, dice Gail. _ Me temo que el Señor Taylor está demasiado interesado en mi receta de cabra al curry. Estuve a punto de atragantarme con mi cerveza. Grey se me queda viendo y dice: _ No puedo pensar que cabra al curry sería una comida que me gustaría ver en su menú, señora Jones. _ No, señor, dice ella, con la cara seria. _ No hay cabras. Hay una pausa incómoda mientras mantengo mis ojos hacia abajo, mirando a mi cerveza como si fuera la última agua en el desierto. _ El linguini alla Puttanesca estará listo en cinco minutos, Señor Grey, dice ella, sonriéndole con suavidad. _ Gracias, señora Jones, suena excelente, mejor que la cabra. Y me gustaría revisar los menús de la semana después. _ Por supuesto, señor, le dice. Él se aleja y no puedo dejar de pensar cuando escucha la risa de otras personas en su casa. Pero ninguna risa con él. La idea es aleccionadora. Miro hacia arriba y Gail sigue sonriéndome, me distrae de mis pensamientos. No puedo evitar sonreír de nuevo. _ Jason, dice ella, ¿te puedo preguntar algo? _ Claro, Gail, ¿qué es? _ ¿Alguna vez me vas a invitar a salir? ~~~~

miércoles, 21 de agosto de 2013

REACCIÓN EN CADENA (#3 trilogía química perfecta)

Luis Fuentes es un buen chico que no vive con la angustia que sus hermanos mayores, Alex y Carlos, siempre han vivido. Luis es listo, divertido y tiene grandes sueños de convertirse en astronauta. Pero cuando se enamora de la chica equivocada, Luis se adentra en un oscuro mundo que no conocía, y justo cuando creía que tenía su vida encarrilada, se entera de unas perturbadoras noticias sobre su familia, que destruirán su forma optimista de ver la vida. ¿Surgirá esa vena mala de los Fuentes de golpe y atraerá a Luis a vivir en el límite como su nueva novia y su propio padre? https://app.box.com/s/ckp5nf9esuzjmble28gp