domingo, 1 de septiembre de 2013

CAPITULO 21 (50S CONTINUA)

Como viene siendo habitual cuando duermo con Anastasia, no tengo ninguna pesadilla y duermo muy bien, aunque cuando me despierto por la mañana todavía es muy temprano. Eso es sólo mi patrón natural del sueño, supongo. Mi pierna esta enganchada alrededor de la de ella, mi brazo está alrededor de su cintura, y mi cabeza está al lado de la suya. Le beso suavemente la parte superior de la cabeza, pero ella no se despierta. Por supuesto tengo una erección, y considero aprovecharla y despertarla de la mejor manera conocida por el hombre, pero a regañadientes decido no hacerlo porque ella necesita descansar. Anoche era muy tarde cuando finalmente la dejé descansar un poco. No la desgastes Grey. Ella no es sólo un juguete nuevo. Murmura cuando me desenredo de ella, y empieza a mascullar. Oigo algunas palabras. Creo entender 'Christian', y 'bolas de plata', lo que me hace sonreír, pero cuando escucho 'puta drogadicta' y 'mamá muerta', no soy feliz. Esto es precisamente lo que no quería, mi mierda enferma dando vueltas en su cabeza. Me inclino para besarla en la mejilla, y ella sonríe en su sueño. Mejor. Llamo a Taylor y le digo que me dirijo al gimnasio para una sesión rápida, así que quiero que se quede para vigilar el apartamento porque Ana estará allí sola mientras estoy fuera. Es porque me siento muy protector con ella que por eso instruyo a Taylor a reunirse conmigo en mi estudio una vez que he vuelto y tomado una ducha rápida. Quiero una actualización de las instrucciones que le di anoche. Anastasia sigue durmiendo profundamente después de haber regresado y de que me duchara. Claramente, ella no es muy madrugadora. Me siento en el borde de la cama para estudiarla, observar el constante movimiento de subida y bajada de su pecho cuando respira. Se ve tan joven e inocente ahí tendida, con el pelo castaño extendido sobre la almohada. Las apariencias pueden ser engañosas, sin embargo, porque ahora que le he quitado la virginidad y despertado su sexualidad, se está rápidamente se esta volviendo cada vez más audaz y aventurera. Me da la esperanza de que mis planes para entrenarla para ser mi sumisa muy bien puedan llegar a ser una realidad, y no puedo esperar para entrar en mi cuarto de juegos de nuevo. La escena de anoche en mi habitación no era como yo normalmente jugaba con una sumisa, pero tengo que decir que me gustó mucho 'hacer el amor' con Anastasia después de algún pervertido juego. Compromiso - Sí, puedo hacer eso. Por supuesto, no se puede negar que siempre he disfrutado realmente follando a todas y cada una de mis últimas quince sumisas. En general, siempre he estado satisfecho con mis selecciones, todas eran chicas muy buenas, pero Ana no es sólo eso, hay esta conexión adicional entre nosotros que me lleva a follar a un nivel superior, más intenso. Las quince anteriores hacían absolutamente todo de lo que quería, dentro de los límites acordados por estricto en el contrato, y no puedo negar que sigue siendo lo que realmente quiero de Ana. Es sólo una necesidad profundamente arraigada en mí, parte de lo que soy, los azotes, los golpes con el bastón. Flagelación, la mierda dura que me encanta repartir, para castigarlas. Pero puedo esperar. Por ella debo hacerlo. Me dirijo a mi estudio, donde veo a Taylor esperándome. "¿Cuál es la situación de la vigilancia encubierta de protección que pedí para la señorita Steele? ¿Y qué ha puesto en marcha Welch hasta ahora?" "Bueno, señor, la cobertura sobre la marca – Srta. Steele - ya estaba en vigor materialmente en Seattle, por lo que se mantiene activa hasta hoy. Para la nueva ubicación en Georgia, hemos completado la evaluación de reconocimiento y se han medido las amenazas posibles que hemos sido capaces de reconocer dentro del escaso tiempo que hemos tenido, y se ha evaluado que los riesgos para ella son muy bajos. Su madre y su padrastro se han establecido en un vecindario limpio, agradable, nada que plantee inquietudes. Así que una presencia de seguridad encubierta que consista en un Operativo de Protección Cercana debe ser suficiente mientras que ella esté allí. "No, yo quiero dos operativos, veinticuatro/siete." Insisto, y veo una expresión de dolida molestia en la cara de Taylor. Me doy cuenta de lo que significa el empleo de cuatro CPO en total, y sé que hay poco tiempo, pero no me importa una mierda. "No quiero que el operativo acabe perdiendo algo cuando se enfrente a una fuga o algo así. Y quiero completos reportajes fotográficos sobre todas las actividades actualizadas cada hora para mí." "Muy bien, señor." "Quiero saber exactamente donde está, y con quien está, desde el momento en que salga de este apartamento en el día de hoy, ¿entendido?" "Sí, señor". "Y la señorita Steele no debe ser consciente de la vigilancia a menos que sea necesario para su seguridad y protección. Queda claro? No quiero que se preocupe innecesariamente." "Sí, por supuesto, señor. Sin embargo, debo señalar que un mayor nivel de protección podria ser proporcionado si esto no fuera una operación encubierta. El CPO naturalmente tiene que mantener una cierta distancia para no ser detectado.” "Lo entiendo, pero eso es lo que tienen para trabajar." Anastasia no tiene idea acerca de los riesgos asociados con ser mi novia. La prensa va a estar al acecho una vez que nos vean por ahí juntos, y hay que decir que va a estar en riesgo de secuestradores y otros bichos raros enfermos. Así que no quiero correr ningún riesgo. Esa es la razón oficial para ordenar la vigilancia de todos modos. Fanático del control, acosador más bien. "¿Tiene usted alguna información del vuelo ahora, señor?" "Le voy a ofrecer a la señorita Steele el uso de mi jet privado, así que voy a informarles de los detalles de su itinerario una vez que se concrete." "Muy bien, señor. ¿Eso es todo?" "Por ahora, Taylor." Se apresura para poner en marcha mis demandas. He decidido pasar la mañana con Anastasia antes de que ella se vaya, así que llamo a Andrea y le pido que reorganice mi agenda. Entonces pido que me transfiera con Ros, para que pueda explicarle todo en lo que quiero que me cubra. No hay nada que no pueda manejar. Mientras le pido que me pase de nuevo a Andrea para un par de cosas más, miro hacia arriba para encontrarme con una hermosa vista. Anastasia está de pie en la puerta, vestida con una de mis camisetas, que es sólo lo suficientemente larga para ser decente. Ella se ve tan natural y hermosa, y cuando ella me sonríe hermosamente, me encuentro impotente sonriendo a su vez. Así que los dos estamos de pie allí como un par de idiotas con grandes sonrisas en nuestros rostros, cuando finalizo mi conversación telefónica. "Limpia mi agenda de esta mañana, pero que Bill me llame. Voy a estar a las dos. Tengo que hablar con Marco esta tarde, y necesitaré por lo menos media hora... programa a Barney y su equipo después de Marco o tal vez mañana, y encuentra tiempo para ver a Claude cada día de esta semana...... Dile que espere... Oh... No, no quiero publicidad para Darfur... dile a Sam que trate con eso... No... ¿Qué evento? ... Eso es el próximo sábado? ... Espera." "¿Cuándo vas a regresar de Georgia?", Le pregunto a Anastasia. Voy a tener que patear el culo de Claude cada día para aliviar un poco mi tensión. "Viernes." "Voy a necesitar una entrada extra porque tengo una cita." Creo que Andrea casi deja caer el teléfono en estado de shock, y me pregunta con incredulidad si le dije que tenía una cita. "Sí Andrea, eso es lo que he dicho, una cita, la Srta. Anastasia Steele me acompañará. Eso es todo". Cuelgo. Sí, he decidido que voy a hacer público todo este asunto de la 'novia'. "Buenos días, señorita Steele." "Señor Grey." Camino al rededor para estar de pie frente a ella. Su rostro se ve tan dulce y fresco que no puedo dejar de tocarla, acariciar su suave mejilla con el dorso de los dedos, porque se me antoja algún tipo de contacto con ella. "Yo no quería despertarte, te veías tan tranquila. ¿Has dormido bien?" "Me siento muy descansada, gracias. Sólo vine a saludar antes de darme una ducha." Ella me mira con esos grandes y hermosos ojos azules claro, y me siento impotente. Estoy totalmente bajo su hechizo, incapaz de alejarme. Al inclinarme para besarla suavemente, algo se enciende en ella. Lanza sus brazos alrededor de mi cuello, retuerce los dedos en mi cabello y tira de mí para besarme de nuevo con una pasión feroz. Esto me coge por sorpresa, pero pronto me encuentro respondiendo con la misma pasión. Mis manos se extienden hasta acariciar su magnífico trasero desnudo, y todo lo que quiero hacer es tomarla. Pero me las arreglo para controlarme y retroceder. "Bueno, el sueño parece caerte bien, te sugiero que vayas a tomar tu ducha, o voy a tener que poseerte en mi escritorio ahora", Digo tentándola. "Elijo el escritorio," susurra, con los ojos llenos de promesas seductoras. Joder, lo dice en serio también. "Realmente le has encontrado el gusto a esto, o no, señorita Steele? Te estás volviendo insaciable". Mi propia pequeña ninfómana personal. Qué pensamiento tan encantador. "Sólo tengo hambre de ti." Su voz es profunda por el deseo. Deseo por mí. Ella es mía. Ella me pertenece. "Maldita sea, sólo yo", le gruño, limpio todos los papeles mi escritorio, la levanto y ella se extiende rápidamente a través de él. Ella quiere que la folle aquí? Bien por mí. Estoy muy feliz de darle exactamente lo que quiere. Estoy muy exaltado en este momento. "Lo quieres, lo tienes, nena", le prometo. Hasta que ella esté tomando la píldora, me estoy asegurando siempre de tener un condón en el bolsillo. Así que ahora lo saco, desabrocho mis pantalones y me pongo el preservativo. Diablos, estoy feliz de darle una espontánea 'tómame ahora' follada. "Por supuesto, espero que estés lista", con mucho gusto sonrío. No hay juego previo, sin preámbulos, esto va a ser una simple follada dura. Y toda idea suya. Le agarro las muñecas a su lado, empujo sus rodillas y las separo con mis piernas, y luego sigo derecho dentro de ella, gime en voz alta por el placer. Y no hay duda, ella realmente me desea. "Jesús, Ana. Estas muy lista", le susurro con asombro. Esta conexión, esta atracción entre nosotros es tan fuerte, parece que sólo tenemos que estar en la misma habitación, basta con mirarnos el uno al otro, y ambos estamos instantáneamente listos para follar. Nos necesitamos tanto el uno al otro, que sólo hay una solución posible para satisfacer este deseo loco. Ella envuelve sus piernas alrededor de mi cintura para atraparme, casi tan desesperada por esto como yo. Eso me prende para llevarla de manera simple, cruda, hasta un acoplamiento primitivo. Estamos perfectamente adaptados a medida que subimos juntos hacia nuestro clímax, acaricio, meto, empujo, más rápido, más fuerte. Y puedo sentir su temblor vivificante... "Vamos, nena, dámelo," le ruego, cuando sé que no puedo aguantar más. Ella grita y siento sus mágicos espasmos que se aprietan alrededor de mi polla. Así que eso es todo. Una estocada final dura y estoy volando alto sin ruido sobre el borde para unirme a ella, antes de derrumbarme, jadeando como si hubiera completado una carrera 6k en un tiempo récord. Joder. Tan jodidamente bueno, inesperadamente, de la nada. "¿Qué demonios me estás haciendo?" Murmuro mientras recupero el aliento, acariciando su cuello y respirando su aroma delicioso. "Me seduces completamente, Ana. Tienes una magia poderosa." Cuando le suelto las muñecas, alcanza a pasar los dedos por mi cabello. Parece que le gusta jugar con mi pelo, y me parece que me gusta cuando ella lo hace. ¿Quién iba a pensarlo? Ella aprieta sus piernas alrededor de mi cintura para que no me retire de ella. "Yo soy la seducida", susurra. Estoy asustado por la intensidad de mis sentimientos cuando la miro. ¿Qué carajo está pasándome? Sostengo su cabeza y miro fijamente a sus ojos, tratando de lanzar mi propio hechizo sobre ella, para atarla a mí. "Tu. Eres. Mía. ¿Entiendes?" Trato de ordenarle que se quede conmigo. "Sí, tuya," susurra, mirándome fijamente a los ojos. "¿Estás segura de que tienes que ir a Georgia?" Quédate conmigo, por favor, no te vayas. Pero ella asiente con la cabeza. Mi hechizo no tiene efecto sobre ella. Estoy perdiendo. Ella no puede sentir con tanta fuerza como yo o ella no se iría. Tomo una respiración profunda para recobrarme a mi mismo mientras me retiro de ella, lo que la hace estremecerse. "¿Estás dolorida?" "Un poco". "Me gustas dolorida. Recuerda dónde he estado, y sólo yo." Le agarro la barbilla y la beso fuertemente antes de ayudarla a ponerse de pie y luego extendiendo mi mano hacia arriba. Cada vez que te sientes mañana, vas a pensar en mi follándote. Me gusta esa idea. "Siempre preparado", murmura, cuando ve el envoltorio del condón mientras estoy rehaciendo mi bragueta. "Un hombre puede esperar, Anastasia, soñar incluso, a veces, sus sueños se hacen realidad." Pero todavía te vas a Georgia. No debería sentir o actuar de esta manera. Prácticamente le ruego que no se vaya. Yo soy el que está a cargo. Tengo que tomar el control de mí mismo. Poner las cosas de nuevo en equilibrio. Recuerdas la definición de dominante, Grey? "Así que, en tu escritorio, ha sido un sueño?", Me pregunta con una sonrisa pícara. Oh créeme señorita Steele, me encanta el sexo en el escritorio. Siempre me ha gustado. Siempre me gustará. He hecho realidad ese sueño muchas veces. No hay nada mejor que un polvo rápido y duro en el escritorio para aliviar la tensión cuando he estado trabajando duro. Puedo ver que Anastasia lo ha entendido por sí misma. Eso podría haber sido su primera vez en un escritorio, pero desde luego no ha sido la mía. Frunce el ceño y se levanta para irse. "Será mejor que vaya a tomar una ducha." Sí, y será mejor que deje de actuar como un completo adolescente y acabe de organizar mi calendario para hoy. "Tengo un par de llamadas que hacer. Me reuniré contigo en el desayuno una vez que acabes con la ducha. Creo que la señora Jones ha lavado tu ropa de ayer. Está en el armario." Ella parece sorprendida, y me doy cuenta de que no está acostumbrada a tener personal que haga este tipo de cosas para ella. Si se lo dejara a ella, su ropa probablemente todavía estaría en un montón en el suelo desde la noche anterior. Pero todo eso es parte del trabajo de Gail, y por supuesto es muy eficiente. Ana frunce el ceño. "¿Qué?" "¿Qué pasa?", Me pregunta "¿Qué quieres decir?" "Bueno... estás siendo más raro de lo habitual." "Me encuentras raro?" Esto me hace sonreír. Confía en mí, ni siquiera me has empezado a ver raro todavía. "A veces", se sonroja. "Como siempre, estoy sorprendido contigo, señorita Steele." Así tímida y sin embargo... tan audaz. "Cómo te he sorprendido?" "Digamos que fue un placer inesperado". "Nuestro objetivo es complacer, Sr. Grey." "Y así lo haces", le digo. Pero no creo que ella pueda seguir tomando el control de esa manera. Así no es como hago las cosas. "Pensé que ibas a tomar una ducha?" "Sí... um, te veo en un momento." Ella se apresura a salir de mi despacho. Hago varias llamadas más antes de dirigirme hacia la cocina para el desayuno. Llego justo a tiempo para oír a Anastasia diciéndole a la señora Jones que ella no quiere desayunar. Esto me enoja. Claro que si va a desayunar. "Por supuesto que vas a comer algo. A ella le gustan los panqueques, el tocino y los huevos, señora Jones". Recuerdo que fue lo que comió la otra vez. "Sí, señor Grey. ¿Qué le gustaría, señor? " "Tortilla, por favor, y algo de fruta." Le señalo a Ana al taburete. "Siéntate" No vas a ninguna parte hasta que hayas comido un desayuno decente. Mientras la señora Jones se entretiene a sí misma con la preparación de la comida, me siento al lado de Ana y le pregunto acerca de sus planes de viaje. "¿Has comprado tu boleto de avión?" "No, lo voy a comprar cuando llegue a casa - a través de Internet." "¿Tienes el dinero?" Sé que va a estar corta con la cantidad lamentable que tiene en su cuenta bancaria. "Sí", dice de una manera muy condescendiente y grosera, que me parece ruda y no me gusta ni un poco. "Sí, lo tengo, gracias." Rápidamente corrige su tono de voz cuando ve mi mirada de pegarle un tiro. Eso me gusta más. "Tengo un jet. No tengo previsto usarlo en los próximos tres días, está a tu disposición." Entonces puedo controlar cuánto tiempo vas a estar fuera. Volverás el miércoles en lugar de viernes. No estoy seguro de que resista no verte durante más tiempo que eso. Ella sólo me mira con incredulidad. "Ya hemos hecho un serio mal uso de la flota de aviación de tu empresa. No me gustaría volver a hacerlo". "Es mi empresa, es mi jet." Eso es para lo que sirve. Y así sabré donde estás y que estás a salvo. Fanático del control – puedes apostarlo. "Gracias por la oferta. Pero voy a estar más que feliz de tomar un vuelo programado", afirma. Yo sopeso si puedo insistir, qué más puedo hacer para convencerla de que acepte mi oferta. Lamentablemente, me doy cuenta de que no hay nada. "Como quieras. ¿Tienes mucho que preparar para la entrevista?" "No." "Bien. Vas a seguir sin quererme decir en qué editoriales?" "No." "Soy un hombre de recursos, la señorita Steele." Realmente no tienes idea de exactamente lo que quiere decir, todo lo que tengo a mi disposición. "Soy plenamente consciente de ello, Sr. Grey. ¿Vas a seguir mi teléfono?" No seas estúpida, por supuesto que lo voy a hacer. Bueno, Welch lo hará y me informará. "En realidad, voy a estar muy ocupado esta tarde, así que voy a tener que conseguir que alguien lo haga." Estoy sonriendo, porque en realidad estoy diciendo aquí toda la verdad. "Si puedes prescindir de alguien para hacer eso, obviamente tienes demasiado personal." Oh no hay nada más importante para mí que conocer tu paradero, señorita Steele. Es mi prioridad principal. "Voy a enviar un correo electrónico al director de recursos humanos para que haga un recuento del personal." Si, y le pediré que contrate mas si es necesario. La señora Jones nos sirve el desayuno. Me complace ver que Anastasia come todo su desayuno, a pesar de que haber afirmado no quería nada. Espero que su madre se asegure de que coma bien, mientras que ella la visita. Eso es lo que una mamá hace, ¿no? Después de haber terminado sus deberes, la señora Jones discretamente nos deja solos, y puedo ver a Anastasia visiblemente relajarse. Estoy tan acostumbrado a tener personal a mí alrededor, apenas noto su presencia alguna vez, pero creo que Ana se siente intimidada por momentos. Ya te acostumbrarás a eso. Si se queda el tiempo suficiente. Ella me está mirando. "¿Qué pasa Anastasia?" "Sabes, nunca aún no me has dicho por qué no te gusta que te toquen." No esta vez. No puedo decirle más de lo que ya he dicho. No puedo hablar sobre... esa mierda. Que puta.... Ella no tiene derecho a preguntarme eso. "Te he dicho más de lo que he dicho a nadie." Sólo deja esto por amor de Dios! Puedo ver a Ana digerir esto. Ella niega con la cabeza un poco, y que creo que tal vez se da cuenta de que se está pasando de la raya aquí. Puedo cambiar el tema. "¿Pensarás en nuestro acuerdo, mientras estás ausente?", Pregunto. Y tomarás la decisión correcta? "Sí." "¿Me extrañarás?" Yo quiero que me eches tanto de menos que vuelvas mas rápido. Sí, que vengas arrastrándose de vuelta, desesperada y pidiendo verme. Eso quiero. "Sí." "Yo también te extrañaré. Más de lo que piensas", le confieso, le acaricio su mejilla y luego la beso suavemente. ¿Cómo voy a manejar esto sin tener una dosis de Ana cuando lo necesite? No entiendo por qué, pero parece que me calma y me hace sentir mas completo de alguna manera. Cuando es hora de que se vaya a casa y a prepararse para sus entrevistas, la acompaño todo el camino hasta el estacionamiento, queriendo no dejarla ir. Odio sentirme así, pero no tengo otra opción. Ella insiste en que Kate la llevará al aeropuerto. Insisto en que ella lleve su Blackberry y su MacBook con ella, y me aseguro de que tiene los cargadores también. Es esencial para mí tener tantas formas de comunicación abiertas con ella como sea posible. La veo mientras se va, entonces me repongo, sabiendo que tengo una tarde muy ocupada por delante, después de haber jugado a los noviecitos esta mañana. Pero antes de dirigirme a la oficina, debo ponerme al día con Taylor. "Miss Steele se negó a usar el jet de la compañía, por lo que ella está tomando un vuelo regular. Coordina con Welch, cualquier vuelo que ella tome, quiero que sea ascendida a primera clase." "Muy bien, señor." "Y también reserva asiento junto a ella, no quiero que la moleste algún cabrón borracho que se siente junto a ella." O algun polla de mierda venga sobre ella, o intente tocarla. "Como usted quiera, señor. Y una vez que tengamos la hora de aterrizaje, voy a coordinar con los operativos en Georgia, y lo van a tomar a partir de ahí ", me asegura. "Y lo has arreglado para que haya dos operarios en todo momento, como he especificado?" "Sí, tuvimos suerte y conseguí una agente mujer de uno de los extras CPO. Tiene mas sentido, una pareja encubierta va a ser menos visible, y la mujer puede controlar a la señorita Steele más eficazmente en lo que respecta a los baños, vestuarios, ese tipo de situaciones." "Sí, siempre y cuando la mujer este a la altura del reto." Las mujeres pueden ser tan jodidamente hormonales e impredecibles, así como son físicamente más débiles. "No me han informado otra cosa, señor. Ella es ex-marine, es muy recomendable." Taylor responde bruscamente. Está claro que lo he ofendido al cuestionar su criterio profesional. Buen punto. Pero aun así, una mujer? Me dirijo a la oficina por la tarde. Qué pasa con todos hoy? Están todos tan jodidamente ineficientes e irritantes. Andrea me pide una vez más que le confirme lo que dije de que tengo una cita con la Srta. Anastasia Steele para la función del sábado. ¿Cuál es su problema? ¿Está sorda o sencillamente es estúpida? Olivia como es habitual es molesta y torpe, ya que casi tropieza en su afán por traerme algunos archivos que necesito. Recuérdame otra vez por qué la emplee? Y cuando no recibo una actualización del equipo de vigilancia Seattle del paradero de Anastasia, me enojo tanto con Taylor como con Welch, porque es su trabajo asegurarse de que mis instrucciones se siguen al pie de la letra. Dije actualizaciones cada hora, no sólo cuando al CPO le da la gana. Incluso si no hay cambio, no hay nada que informar, necesito saberlo. Barney no es mejor, por la tarde aún no ha dado ninguna respuesta de las entrevistas de Anastasia todavía. Parece que estoy rodeado de idiotas sin una mierda de cerebro hoy. La única cosa que alegra mi tarde es una llamada de Elena. "Hola, Christian querido. Cuanto tiempo sin hablar. ¿Cómo van las cosas?" No confundiría esa voz sensual. Una parte de mí es inmediatamente devuelto a ser su sumiso amarrado al cuello, obedeciendo cada orden, sintiendo el aguijón de su bastón en la espalda si me atrevo a desobedecerla en lo más mínimo. ELENA LINCOLN "Elena. Oh ya sabes, la mierda de costumbre. ¿A qué debo este placer?" "Tengo todas las cuentas más recientes y las cifras de la cadena de salones a partir de la reformas y expansiones. Sé que podría pasarselas a tu chico de contabilidad, pero yo realmente apreciaría si pudieras poner tu ojo experto sobre ellos y darme tu opinión, a ver si te parece que estamos yendo en la dirección correcta. Así que me pregunto si podíamos cenar en algún momento pronto y ponernos al día?" "Sí, en realidad Elena, que sería útil verte. Estoy libre mañana por la noche. ¿Eso estaría bien para ti?" Al menos en esto usaremos una de mis noches vacías, me mantendré ocupado y pararé de darle demasiadas vueltas. "Dios Christian, generalmente confirmas por lo menos con tres semanas de antelación. Sí, mañana por la noche me va bien." "Está bien. Voy a reservar una mesa en mi club, a las ocho de la forma habitual. Nos vemos entonces." Un comedor privado en mi club significa que podemos hablar y no ser escuchados. Este es un buen momento. Puedo hablar con ella acerca de toda esta mierda confusa en mi cabeza, obtener su opinión. Realmente no hay nadie más que pueda discutir los problemas y conflictos relacionados con la capacitación Anastasia para ser mi nueva sumisa. Nadie entiende realmente la cruda realidad de mis necesidades en la forma en que Elena hace. Colgamos, ninguno de los dos interesados ​​en una pequeña charla posterior. Elena está bien así. En lugar de regresar al apartamento vacío, trabajo hasta altas horas de la noche, repasando los detalles para la adquisición de cualquier editorial que vaya a comprar en cuanto tenga noticias sobre las ofertas de trabajo para Anastasia. Eso significa que todos los demás permanecen trabajando hasta muy tarde. Y no, no me siento culpable cuando escucho a Andrea por teléfono cancelar su cita para el teatro, o a Taylor dejándole saber a la sra. Jones que él va a pedir que la cena sea enviada a la oficina para que podamos seguir trabajando. Todo esto es parte de su trabajo. Eso es para lo que les pago. Nunca prometí a nadie de nueve a cinco, o si lo hice? Por lo tanto, mañana tengo una reunión con Claude por la mañana, Flynn en la tarde, y luego la cena con Elena por la noche. Esperemos que todo esto ayude a mantenerme en el lado correcto de la cordura mientras que Ana está tan lejos de mí. Porque estoy luchando. Realmente luchando, y es sólo el primer día, y ella ni siquiera ha volado todavía. ¿Qué diablos está mal conmigo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

déjanos un comentario ...